lunes, 18 febrero 2019
06:05
, última actualización
Economía

El FMI se suma al espaldarazo europeo a la economía española

El órgano internacional destaca ahora su «gran potencial» de crecimiento.

el 18 jun 2010 / 15:26 h.

El director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn saluda a Zapatero, ayer en Madrid.

La visita del director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, al presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, se convirtió ayer en el broche final a la retahíla de apoyos y palmadas en la espalda que Zapatero ha recibido de los dirigentes europeos en esta última semana.

El jefe del Ejecutivo invitó al responsable del FMI para convencerle de la solidez de la economía española y de lo oportuno de sus medidas y consiguió su propósito con creces.

Strauss-Kahn escenificó ayer en el Palacio de la Moncloa su respaldo al Gobierno español y calificó de "muy eficaces" las medidas de ajuste fiscales y laborales adoptadas por Rodríguez Zapatero -quien aprovechó para detallar la situación económica española- para afrontar la crisis y hacer remontar la economía.

Un día después de que los países de la UE defendieran la solvencia de España en el Consejo Europeo, el dirigente del FMI aplaudió las decisiones de Zapatero frente a la crisis y destacó la reciente entrada en vigor de la reforma laboral que, dijo, "va en la buena dirección" y es "crucial y fundamental" para hacer más eficaz el mercado de trabajo.

Además, Strauss-Kahn valoró el "gran potencial" de crecimiento de la economía española y aseguró que las medidas dirigidas a reducir el déficit público serán de "enorme utilidad" y "sentarán las bases del crecimiento de las dos próximas décadas".

El director gerente del FMI también quiso dejar claro que la economía española "no es comparable" a otras europeas como la de Portugal, y confió en que el déficit público español se reduzca "muy rápidamente".

Por su parte, Zapatero apuntó la "determinación plena" que tiene el Ejecutivo para hacer efectivas todas estas medidas para que "España supere la crisis con energía renovada y más fortaleza" y descartó que vaya a acometer otras nuevas después de las tomadas para reducir el déficit.

Destacó, además de las medidas para la consolidación fiscal, la reforma laboral, la de las pensiones, del sector financiero y las próximas dirigidas a los servicios, a la energía y a la educación.

Sobre la reforma laboral, abogó por que el proceso de tramitación se haga lo más rápidamente posible ante la urgencia de su aplicación, por lo que se mostró partidario de trabajar en julio y agosto "si es necesario", al tiempo que aseveró que supone el cambio "más importante de todo el periodo democrático".

También apostó por acelerar los trabajos de la Comisión del Pacto de Toledo sobre la reforma de las pensiones, que negó que se vaya a aprobar mediante un decreto ley, y dijo que se tramitará como un proyecto de ley porque, aunque es "muy necesaria", no es tan urgente como la laboral o las medidas de ajuste, afirmó.

"Hablar de la sostenibilidad del sistema de pensiones a medio y largo plazo exige un gran consenso, aunque el Gobierno mantiene las posiciones conocidas en torno a la reforma del mismo", dijo Zapatero. Entre las propuestas que en su día remitió el Gobierno al Parlamento para reformar las pensiones se encuentra la de elevar gradualmente la edad legal de jubilación desde los 65 años actuales a 67, medida que generó gran polémica y el rechazo sindical.

Zapatero avanzó que el próximo 30 de junio el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, informará sobre la reestructuración del sector financiero, que "está a punto de terminarse" y que, en su opinión, garantizará la solvencia y fortaleza de las entidades, y recordó que el regulador hará públicas las pruebas de solvencia sobre tras la reordenación.

Sobre este asunto, Strauss-Kahn remarcó que el resultado de los llamados test de estrés, que miden la capacidad de resistencia de las entidades en entornos difíciles, es "muy importante" y "crucial para la transparencia".

Aun así, resaltó que la mayoría de los bancos en Europa están en "situación muy buena" pese a que no descartó que "alguno" pueda necesitar una inyección de capital. No parece ser el caso de las entidades españolas ya que, según el subgobernador del Banco de España, "el sistema bancario está muy sano" y abundó en que la intención del supervisor es ser "absolutamente transparente".

Emilio Botín, presidente del Banco Santander, el que mejor nota ha obtenido en las pruebas de estrés de toda Europa, mostró ayer su rechazo a la tasa bancaria que pretende imponer la UE para evitar que futuras crisis financieras recaigan en el bolsillo del contribuyente y confió en que finalmente no se imponga, al menos para las entidades que no han requerido ayudas públicas.

  • 1