Economía

El FMI vuelve a señalar a la banca europea y alerta de otro colapso

El organismo cifra en 300.000 millones el coste de la crisis de deuda para las entidades finacieras del Viejo Continente.

el 21 sep 2011 / 13:30 h.

El director de Asuntos Monetarios del FMI, José Viñals, respondió ayer a preguntas de los periodistas en Washington.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) vuelve a poner a la banca del Viejo Continente en el centro de la diana. El organismo que dirige Christine Lagarde cifra en aproximadamente 300.000 millones de euros el impacto que han tenido en los bancos de la UE las tensiones en torno a los problemas de la deuda soberana en los países de la Zona Euro desde que esta crisis comenzara en 2010, de los que alrededor de 100.000 millones de euros corresponde a la exposición interbancaria.

En la edición de septiembre de su Informe de Estabilidad Financiera Mundial (GFSR por sus siglas en inglés), el FMI aclara que esta estimación no tiene en cuenta las necesidades de capital de los bancos, para lo cual sería necesario llevar a cabo una evaluación completa de los balances y las posiciones de ingresos, sino que busca dar una idea del aumento del riesgo de crédito soberano experimentado por los bancos en los últimos dos años.

La institución advierte de que estos efectos se ven amplificados por la existencia de una red de instituciones financieras "altamente interconectadas y apalancadas". "Cuando se incluyen las exposiciones interbancarias frente a los mismos países, la magnitud del contagio aumenta en aproximadamente la mitad", añade.

Según los cálculos del FMI, los efectos secundarios de la exposición de los bancos europeos a la deuda soberana griega, el "epicentro" de esta crisis, han ascendido hasta casi 60.000 millones de euros, mientras que el contagio de la situación a Portugal e Irlanda ha supuesto 20.000 millones euros para las entidades europeas.

Por su parte, la presión de los mercados sobre Bélgica, Italia y España ha elevado la cantidad del impacto que tiene la crisis de deuda soberana en los bancos europeos hasta los 200.000 millones de euros.

Asimismo, si se añaden las exposiciones a otras entidades financieras europeas, en las que los precios de los activos se han depreciado de forma paralela al incremento de las preocupaciones soberanas, los efectos totales estimados alcanzarían los 300.000 millones de euros.

"Aunque estas cifras se basan en evaluaciones del mercado sobre el riesgo de crédito, lo que puede reflejar un cierto grado de desviación, los problemas subyacentes que ponen de relieve son reales", agrega.

El FMI destaca que acontecimientos como las nuevas turbulencias en los mercados procedentes de la periferia de la Zona Euro, la rebaja de la calificación crediticia de Estado Unidos por parte de Standard & Poor's y las señales de una desaceleración económica han sacudido recientemente al sistema financiero mundial.

Salgado, positiva. La vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, cree que España sale "considerablemente bien parada" por las previsiones del FMI y, aunque aseguró que se superarán, llamó la atención sobre el hecho de que en mitad de las turbulencias de los mercados se mantenga sin variación el dato de crecimiento para 2011, fijado en el 0,8%. A su juicio, esto corrobora que la estimación "era inferior a lo que debería haber sido".

El informe del FMI tuvo impacto en la bolsa. Así, el Íbex 35 perdió un 1,82% al cierre de la sesión y bajó hasta la cota de los 8.200 puntos. BBVA y Santander engordaron los números rojos del índice con sendas bajadas del 3,42% y del 2,54%, tendencia que también describieron los títulos de Repsol (-2,13%) y, en menor medida, de Telefónica (-1,78%) y Endesa (-0,93%), que se comportaron mejor que el selectivo. Las ventas también se impusieron en las principales plazas del Viejo Continente, sobre todo en Fráncfort (-2,5%), y menos en Londres (-1,7%) y París (-1,6%).

  • 1