Local

¿El fondo justifica las formas?

La Mesa del Parlamento, a través de un comunicado, y PSOE y PP rechazaron ayer la protesta de alcaldes y concejales de IU. No compartieron las formas, aunque coincidieron en la raíz del problema: la falta de recursos de los ayuntamientos. Foto: Paco Cazalla.

el 15 sep 2009 / 17:27 h.

TAGS:

La Mesa del Parlamento, a través de un comunicado, y PSOE y PP rechazaron ayer la protesta de alcaldes y concejales de IU. No compartieron las formas, aunque coincidieron en la raíz del problema: la falta de recursos de los ayuntamientos.

Llegaron el viernes por la mañana al Parlamento para celebrar una reunión sobre la financiación de los ayuntamientos y decidieron quedarse de forma indefinida para hacer presión. El domingo por la mañana intentaron que entrasen refuerzos, pero el Parlamento se lo impidió. Cerró a cal y canto las puertas mientras un amplio dispositivo policial vigilaba los movimientos, sin demasiada tensión pese a los SMS que difundían los encerrados en un intento de crear expectación. A uno y otro lado de la verja, con el diputado y alcalde Juan Manuel Sánchez Gordillo dirigiendo el operativo, se escuchaban los gritos: "Que entren los alcaldes, que entren los alcaldes".

No sólo no entraron sino que por la noche, recibieron la orden de desalojo de la institución. Y salieron por su propio pie la mayoría, salvo alguna que otra resistencia mostrada, sobre todo, ante la presencia de los flashes de los medios de comunicación. A la mañana siguiente, ya lunes, algunos se encadenaron en la verja del Parlamento, con el alcalde de Marinaleda como portavoz.

Ninguna fuerza política andaluza respaldó ayer tales métodos para exigir algo que, sin embargo, todos consideran que es justo: sacar a los ayuntamientos de la asfixia económica en la que se encuentran.

La Mesa de la Cámara, en la que está presente IU, se reunió de forma extraordinaria por la tarde para considerar "del todo incompatible con el normal funcionamiento del Parlamento de Andalucía" el encierro del fin de semana. La cita transcurrió con "extraordinaria cordialidad", según el comunicado del Parlamento que, con tal expresión, daba a entender que el representante de IU, Ignacio García, no había presionado a la presidenta, Fuensanta Coves, por no dejar a los manifestantes mantener su protesta en el interior del edificio. García lo negó después en público.

PSOE y PP se pronunciaron en contra de la acción de los cargos de IU. El socialista Luis Pizarro sostuvo que hay mecanismos establecidos para hablar del problema que aqueja a los ayuntamientos y anunció que la semana que viene se celebra una reunión de la Mesa de Concertación Local, en la que IU está representada. Javier Arenas (PP) compartió "en el fondo" la reivindicación si bien rechazó "algunas formas, sobre todo cuando está la posibilidad de expresarse en la Cámara".

La mayoría de los cargos que secundan la protesta proceden de la sierra sur de Sevilla y de Cádiz, zonas controlados por la CUT, la principal minoría integrada en IU, de tradición jornalera, y que está dirigida por Juan Manuel Sánchez Gordillo.

  • 1