sábado, 20 abril 2019
16:04
, última actualización
Local

El fotógrafo gallego fue secuestrado en Somalia por sus traductores

Las circunstancias en las que se produjo el miércoles el secuestro en Somalia del fotógrafo gallego José Cendón y el periodista británico Colin Freeman siguen estando poco claras, aunque todo apunta a que fueron sus propios traductores somalíes los responsables del secuestro. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 19:01 h.

TAGS:

Las circunstancias en las que se produjo el miércoles el secuestro en Somalia del fotógrafo gallego José Cendón y el periodista británico Colin Freeman siguen estando poco claras, aunque todo apunta a que fueron sus propios traductores somalíes los responsables del secuestro.

El portavoz de la Presidencia del Gobierno autónomo de Puntlandia, en el noreste de Somalia, Bile Mohamoud, explicó el jueves que "los sospechosos del secuestro son los tres traductores que habían trabajado para ellos durante la última semana en el tema de la piratería", quien señaló que no tenía información de que a día de ayer se hubiesen producido detenciones en relación con el caso, aunque no las descartó. También indicó Mohamoud que "no se tiene, de momento, ningún conocimiento de que (los captores) hayan pedido un rescate" y afirmó que "las fuerzas de seguridad de Puntlandia están desplegadas para encontrar a los secuestradores".

Cendón y Freeman, que trabajaban juntos para el periódico británico Daily Telegraph en un reportaje sobre la piratería en Somalia, fueron secuestrados el miércoles en Bossaso, la capital de la región somalí de Puntlandia. Tras siete días en Bossaso, un grupo de hombres armados les capturó cuando se disponían a ir al aeropuerto para abandonar la zona. En principio, las autoridades de Puntlandia aseguraron que dos periodistas somalíes, que trabajaban para los occidentales como traductores, estaban también en poder de los secuestradores, pero ahora afirman que esos dos y un tercero, cuyas identidades no se han facilitado, forman parte del grupo de captores.

Sin embargo, el Gobierno español, que el jueves, a través del embajador de España en Kenia, Nicolás Martín Cinto, entabló los primeros contactos con las autoridades de Puntlandia, indicó que la falta de un gobierno estable en Somalia está dificultando la obtención de información sobre el secuestro. Así, según el Gobierno, hay dos versiones sobre los hechos: la primera, que incrimina a los intérpretes, y una segunda, que apunta al equipo de seguridad que habían contratado los periodistas. Al parecer, habían rechazado escolta policial y habían optado por personal dedicado a la seguridad privada.

Los dos periodistas secuestrados podrían estar retenidos en unas cuevas a unos 20 kilómetros de Bossaso, la misma zona donde estuvieron apresadas hace un año las dos cooperantes de Médicos Sin Fronteras. Según fuentes del Ministerio de Exteriores, se trata de una zona escarpada y de muy difícil acceso. Las fuentes precisaron que no ha habido por ahora ningún contacto con los secuestradores.

Angustia. La familia de Cendón permanece en la "incertidumbre" en su domicilio de Santiago de Compostela, "a la espera de noticias de los captores". La madre del fotógrafo, María del Carmen Docampo, confesó que vive "de mal en peor" la ausencia de novedades sobre su hijo. Por ello, reclamó a sus captores "que le dejen hacer su trabajo libremente porque no hizo daño a nadie". La hermana del joven, Julia Cendón, confía en que el arrojo de su hermano le ayude a sobrevivir en estos duros momentos.

  • 1