Local

El frenazo del ladrillo paraliza 23.500 viviendas en Sevilla

Bajo el paraguas del PGOU se presentaron en los últimos años los proyectos llamados a ser los nuevos barrios. Desde Santa Bárbara, Hacienda del Rosario o el Buen Aire hasta Palmas Altas. Sin embargo, los plazos han saltado por los aires y los promotores esperan a que el negocio mejore.

el 15 sep 2009 / 06:39 h.

TAGS:

Bajo el paraguas del PGOU se presentaron en los últimos años los proyectos llamados a ser los nuevos barrios. Desde Santa Bárbara, Hacienda del Rosario o el Buen Aire hasta Palmas Altas. Sin embargo, los plazos han saltado por los aires y los promotores esperan a que el negocio mejore. Unos 23.500 pisos están en el aire.

Con este panorama, hasta 2010, como mínimo, no empezarán a verse edificios en zonas como Santa Bárbara (17.000 viviendas), Hacienda del Rosario (1.978) y Buen Aire (2.211). El suelo de Metrovacesa en Palmas Altas Sur (344 pisos) está en venta y la urbanización de Urvasco en la antigua Cruzcampo (1.963) se retrasa.

La crisis económica ha dejado en barbecho el impulso inmobiliario. Según los empresarios, las condiciones del mercado deberían haber mejorado en un par de años. Entonces será el momento de edificar. Por ahora toca, en el mejor de los casos, sortear el papeleo.

La última noticia de desinversión ha sido la de Metrovacesa, que ha puesto a la venta su terreno en Palmas Altas Sur para aliviar deudas. La promotora Urvasco, encargada de levantar los 1.963 pisos de diseño de Cruzcampo, en Nervión, ha solicitado -ante el frenazo en la venta de pisos- refinanciar su deuda (de cerca de 1.000 millones porque compró suelos caros, como los de la cervecera). Incluso tienen en venta activos para ganar liquidez. Sando, por su parte, que participa en el proyecto de Santa Bárbara, también anunció que reducirá su accionariado y que venderá suelo, aunque no concretó cuál.

La empresa de Gabriel Rojas tiene en sus manos 460.000 metros cuadrados entre la carretera de Málaga y la ronda de Padre Pío con una edificabilidad de 230.000 metros cuadrados, de los que 23.000 serán de uso terciario (comercios, oficinas, hoteles?). El promotor prevé construir 1.978 viviendas, de las que 1.176 serán de renta libre y 802 VPO. Según fuentes de la compañía, no se empezará a edificar, "como muy pronto, hasta 2010". El año que viene empezará la urbanización y algunas parcelas se pondrán a la venta, comentó un responsable del proyecto.

Con todo, el director general de la firma sevillana, Gabriel Rojas Fernández, afirmó hace dos años que la urbanización supondría una inversión de 25 millones y que empezaría a finales de 2007 o principios de 2008. Explicó entonces que esa urbanización tardaría un par de años. Por ahora, el plan parcial está aprobado inicialmente, lo que ha posibilitado que se puedan hacer las primeras prospecciones arqueológicas.

Según informaron desde la empresa, la ralentización de las obras está haciendo que Urbanismo atienda con más celeridad los trámites. "Pero no nos viene bien correr más de la cuenta porque hoy en día, con este panorama, no interesa", defendieron. Y es que Gabriel Rojas tiene a la venta unas 300 viviendas en Sevilla y Cádiz "y la venta está retraída, un poco parada", admiten. "Cuando el negocio repunte -apostillaron- lo más importante será ser los primeros en sacar a la venta".

Dos grandes torres de 18 plantas, un bulevar más grande que la Alameda y una gran plaza junto al apeadero de Cercanías de Renfe serán los principales símbolos del proyecto del antiguo polígono del Buen Aire, que fue presentado por el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, hace ya tres años. La zona norte del Buen Aire (terrenos rodeados por la salida hacia Madrid, la SE-30, la súper norte y la futura SE-35, en la parte noreste de la ciudad) se destinará a usos industriales y terciarios, mientras que en la sur se construirán viviendas: 2.211, de las que 718 serán protegidas.

Sin embargo, el desarrollo de este proyecto impulsado por Urbanismo Concertado (que engloba a diez constructoras de Sevilla y entidades financieras), por ahora, no avanza. Según sus responsables, el motivo no está sólo en la crisis inmobiliaria. El gerente de Urbanismo Concertado, Juan Aguilera, explicó que se tendrán que incorporar pequeñas modificaciones en el proyecto cuando el Consistorio detalle por dónde irá la SE-35 y que el "libro de ruta" está recogido en el PGOU. Sobre plazos, ni una palabra. "La crisis espero que sea corta y que haya pasado" cuando empiece la edificación. "Ya van diez meses de crisis -lamentó- aunque no lo parezca".

Hace ya tres años, Francisco Javier de Aspe, representante de la empresa promotora señaló que el proyecto de Buen Aire tendría que estar terminado "y consolidado en una década", "aunque mucho antes será un barrio", dijo. De hecho, recalcó que "en tres años a partir de la aprobación del plan" podrían estar hechas, "al menos, las viviendas y parte del uso terciario". El PGOU se aprobó en verano de 2006 y aún no han comenzado las obras ni hay fecha para ello.

De Aspe apuntó que habría una inversión de entre 60 y 90 millones de euros sólo para la urbanización de la zona (940.000 metros cuadrados). El propio alcalde defendió que Buen Aire iba a ser "de las primeras criaturas del PGOU".

Tanto la Hacienda del Rosario como Buen Aire siguen los pasos de Santa Bárbara, el proyecto más avanzado del PGOU. El consejo de administración de DUSE (Sando, Realia y Noriega) acordó a principios de mes iniciar la urbanización del mayor barrio diseñado en Sevilla. Sin embargo, dejaron claro que el proyecto es a largo plazo y que empezarán con 4.000 de los 17.000 pisos. La urbanización podría empezar en octubre y dos o tres años después, se pondrán los primeros ladrillos. Para entonces, esperan "que lo peor haya pasado", dijo Luis Sánchez Domínguez, presidente del consejo de DUSE.

  • 1