Economía

El frenazo inmobiliario eleva ya el déficit del Estado al 1,31% del PIB

Por tercer mes consecutivo, las cuentas del Estado incurrieron en déficit, fruto de la crisis económica, aunque con especial impacto por el frenazo inmobiliario. En agosto, los números rojos se equipararon al 1,31% del PIB, debido al fuerte descenso de los ingresos del Estado, que retrocedieron un 17,7%.

el 15 sep 2009 / 15:40 h.

Por tercer mes consecutivo, las cuentas del Estado incurrieron en déficit, fruto de la crisis económica, aunque con especial impacto por el frenazo inmobiliario. En agosto, los números rojos se equipararon al 1,31% del PIB, debido al fuerte descenso de los ingresos del Estado, que retrocedieron un 17,7%.

La crisis económica, y especialmente la del sector inmobiliario, ha provocado el tercer déficit consecutivo de las cuentas del Estado, que en agosto se elevó hasta los 14.638 millones de euros, equivalentes al 1,31% del PIB. Y es que en los ocho primeros meses del año los ingresos del Estado cayeron el 17,7%, hasta los 83.838 millones de euros, mientras que los gastos aumentaron el 9,4%, hasta alcanzar 98.476 millones, según los datos de ejecución presupuestaria ofrecidos ayer por el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña.

Este nivel de déficit triplica el saldo negativo del 0,42% del PIB registrado en junio pasado, primer mes en el que el Estado incurrió en números rojos en su contabilidad tras tres años de superávit.

Ocaña destacó que las rebajas fiscales y los cambios normativos aprobados por el Gobierno en los últimos meses han supuesto una inyección de liquidez de 11.150 millones de euros que ayudará a las familias y a las empresas a afrontar la actual fase de deterioro económico. Dicha inyección de liquidez se eleva a 13.250 millones (el 1% del PIB) si se incluyen los adelantos de las devoluciones tanto del IVA como del IRPF, que se calcula que suponen otros 2.100 millones de euros.

Estos cambios normativos se deben tener en cuenta, según el secretario de Estado, a la hora de analizar la recaudación neta, que en el conjunto de las administraciones públicas ascendió a 122.892 millones, el 10,2% menos que en el mismo periodo del año anterior. Ocaña señaló que ya se ha vivido la parte más importante del intenso ajuste, aunque puede que en los próximos meses "haya alguna corrección".

La recaudación por impuestos indirectos se elevó hasta los 68.160 millones, el 11,3% menos. De ellos, los ingresos por IRPF bajaron el 0,5% al descender el primer plazo de la cuota, por la aplicación de la deducción de los 400 euros. Mientras, la "intensa desaceleración" -como la define Economía- también ha provocado una reducción en los ingresos que se obtienen por el Impuesto sobre Sociedades, que bajaron el 29,6%, debido a los cambios normativos y a la caída de los resultados empresariales. Los ingresos por impuestos indirectos fueron de 45.510 millones, el 11,2% menos que en el mismo periodo del año anterior.

La culpa de esta bajada la tiene sobre todo el IVA, con el que se recaudaron 30.536 millones, el 15,8% menos, debido sobre todo a la contracción de la actividad en las pymes, al nuevo régimen de este impuesto para los grupos de entidades y el "esfuerzo" de la Administración por agilizar las devoluciones, señaló. Los pagos por gastos de personal se elevaron a 16.227 millones de euros, lo que supuso un incremento interanual del 6,7%.

Frente al déficit del Estado, las cuentas de la Seguridad Social registraron en los primeros ocho meses del año un saldo positivo de 15.971,38 millones, el 4,05% más que en el mismo periodo de 2007, resultado de la diferencia entre unos ingresos de 84.025,86 millones, que crecieron el 8,9%, y unos gastos de 68.054,48 millones, que lo hicieron el 10,11%.

  • 1