lunes, 18 marzo 2019
22:14
, última actualización
Local

El freno a la especulación acelera el rebote de las bolsas

El Íbex 35 escala el 8,55% en dos días y salva una semana de turbulencias en tablas después de la prohibición de ventas a corto durante 15 días.

el 12 ago 2011 / 19:48 h.

TAGS:

Operadores de la Bolsa de Nueva York en una semana que ha sido intensa para el país, después de que la agencia S&P rebajara la calificación de la deuda norteamericana.

Las bolsas europeas han sido durante toda la semana una montaña rusa de subidas y bajadas que pusieron en jaque a todos los Gobiernos del continente, incluido el francés. Tras jornadas de pánico en los mercados, las plazas europeas rebotaron y acabaron la semana prácticamente en los mismos niveles en los que la empezaron. De hecho, el Íbex 35 escaló ayer un 4,82%, hasta los 8.674,30, lo que supone una fuerte subida del 8,55% en dos días, en buena parte animado por las medidas contra la especulación aplicadas en los mercados de Francia, Italia, Bélgica y España.

Y es que, a última hora del pasado jueves, se conoció que estos cuatro países habían tomado la decisión de vetar a partir de ayer y durante 15 días ciertas operaciones a corto en el sector financiero para frenar el castigo que sufre con la crisis de deuda.

Así, los reguladores bursátiles han optado por congelar las operaciones en corto. Se trata de mecanismos a través de los cuales los inversores aprovechan la tendencia bajista de la bolsa para vender a un precio y, posteriormente, comprar la misma acción más barata. De esta forma, los especuladores logran un beneficio a partir de las pérdidas del resto de accionistas, que ven cómo el valor de su inversión se reduce drásticamente.

Precisamente las empresas de este sector fueron las que tiraron hacia arriba del selectivo español. La banca y las aseguradoras fueron el principal motor del Íbex 35. Mapfre lideró las subidas con una revalorización superior al 11% en una sesión en la que todos los grandes valores subieron: Banco Santander, el 6,56%, BBVA, el 6,23%; Repsol, el 5,99%; Iberdrola, el 4,47%, y Telefónica, el 4,29%.

Por su parte, el rendimiento de los bonos españoles a 10 años terminó la sesión por debajo del 5% por primera vez desde noviembre de 2010, cuando las dudas sobre el rescate de Irlanda desencadenaron un nuevo episodio de tensión en el mercado de deuda. Al cierre del mercado secundario, la rentabilidad de la deuda pública española a 10 años pasó del 5,003% de ayer al 4,994%, mientras que la de los bonos alemanes avanzó ligeramente hasta el 2,333%, lo que situó la prima de riesgo -diferencial entre ambos- en 266 puntos básicos.

Plazas europeas. Los principales indicadores europeos y su sector financiero también reaccionaron al alza tras esta decisión. En concreto, París y Milán subieron un 4%, seguido de Francfort (3,45%), Londres (3,11%) y Lisboa (3,02%). En el sector financiero, los mayores repuntes fueron para la banca italiana, con Mediobanca al frente de los avances al anotarse un repunte cercano al 10%. A continuación, se situó Banco Popolare (8,74%), Unicrédito (5,6%) y Banco Monte Paschi (5,59%). Los inversores italianos también estuvieron pendientes toda la jornada del plan de recortes que aprobó el Gobierno.

Asimismo, en Francia, Societé Généralé subió un 5,65%, por delante de BNP Paribás (4,21%). Los bancos franceses estudian llevar a los tribunales "los rumores infundados" que han provocado el hundimiento en bolsa de las acciones de las entidades financieras en los últimos días, según indicó la Federación Bancaria Francesa (FBF). En Londres, Barclays repuntó un 5,26% y RBS, un 4,83%, mientras que en Francfort, Commerbank se anotó un avance del 5,4%, por delante de Deutsche Bank (4,21%).

La apertura alcista de Wall Street también animó al resto de plazas europeas, aunque su subida se moderó hasta quedar por debajo del 1%.

Una medida a extender. La Comisión Europea llamó ayer a los gobiernos europeos, a los supervisores bursátiles y a la Eurocámara a intensificar las negociaciones en marcha para fijar un marco que permita la acción coordinada de la UE "cuando sea necesario" contra las ventas a corto a partir de septiembre.

"Las negociaciones han mejorado enormemente en los últimos meses. Estamos muy cerca de llegar a un acuerdo y quisiéramos instar a los reguladores, a los Estados miembros y al Parlamento Europeo para dar los últimos pasos que permitan llegar a un acuerdo en septiembre", informó en rueda de prensa en Bruselas una portavoz comunitaria, Chantal Hughes.

La Comisión Europea celebró la respuesta coordinada de España, Francia, Italia y Bélgica, pero dejó claro que "nuestra política sería aún más eficaz y coordinada si tuviéramos en marcha un marco europeo sobre las ventas a corto", explicó la portavoz del Ejecutivo de José Manuel Durao Barroso.

Por su parte, la vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, avanzó que además de España, Francia, Italia y Bélgica, "hay otros países que han manifestado su acuerdo" con la prohibición de vender posiciones a corto y "podrían sumarse en los próximos días" a esta medida.

Una iniciativa muy aplaudida desde el sector financiero. Así, la Asociación Española de Banca (AEB) consideró que "es una decisión adecuada y oportuna para tratar de corregir una situación de volatilidad extrema que carece de justificación objetiva y que, de mantenerse en el tiempo, podría tener graves repercusiones para la estabilidad financiera".

Mientras, los técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) solicitaron que la prohibición se aplique a la deuda y a las compañías de sectores estratégicos como la energía, los transportes o las telecomunicaciones.

Deuda de la banca. Por otro lado, la deuda de las entidades españolas con el Banco Central Europeo (BCE) repuntó en julio hasta los 52.053 millones de euros, lo que supone 4.598 millones de euros más que en junio (9,68%), y marca el tercer mayor nivel en lo que va de año, según datos del Banco de España.

  • 1