Economía

El frutero de las tropas de la ONU

La empresa sevillana Evaristo Ramos vende a ejércitos o palacios marroquíes

el 14 ago 2010 / 19:23 h.

Instalaciones de Mercasevilla, donde se ubica la sede de la empresa Evaristo Ramos.

Desde convertirse en el único proveedor español de frutas y verduras de las tropas de la ONU hasta abastecer los palacios reales de Marruecos, la empresa andaluza Evaristo Ramos ha apostado por diversificar e internacionalizar su negocio para seguir creciendo pese a la crisis económica.

El sevillano Evaristo Ramos, nieto del fundador de la compañía hortofrutícola, lidera una corporación que factura más de 60 millones de euros y comercializa 68.400 toneladas de fruta y verdura anualmente, emplea a 150 trabajadores y opera ya en más de una treintena de países.

Buena parte de estas cifras se debe al estrecho vínculo comercial que mantiene la empresa con Naciones Unidas -actualmente es su único proveedor español de frutas y verduras-, así como con la OTAN y la Marina estadounidense.

Su relación profesional con la ONU empezó en 1999. A este organismo distribuye 19.000 toneladas, dirigidas a sus misiones en Afganistán, Liberia, Costa de Marfil, Sudán y Sierra Leona.

Esta línea de negocio ha obligado a la compañía a tomar "decisiones de mucho riesgo, con mucho dinero en juego", en palabras de Evaristo Ramos, quien subraya la dificultad que entraña abastecer a las tropas en los países pobres y con conflictos bélicos.

Las difíciles condiciones de las naciones en conflicto convierten a los alimentos más básicos en algo tan preciado que incluso su traslado y distribución han de contar con protección especial.

"En países como Afganistán, la logística es más sencilla porque la infraestructura ya existe, pero en otras zonas de conflicto hemos tenido casi que inventarla", detalla el empresario.

La compañía también se encuentra entre los proveedores de la OTAN y de la Marina de Estados Unidos, así como de las bases norteamericanas del norte de África y el sur de Europa, una variedad de clientes que le obliga a comprar producto en todo el mundo.

"Ahora mismo somos la distribuidora de frutas y verduras frescas más diversificada, como mínimo, de toda Europa", apunta Evaristo Ramos, quien incide en que la diversidad de tropas obliga a "adaptar siempre el producto al consumidor" y a tener en cuenta la nacionalidad de los soldados.

"No tiene nada que ver una operación para suministrar a un contingente de la ONU en un país africano que un supermercado oficial en una base naval americana; la caja de pimientos que tú pones en un barco griego de la OTAN no puede ser la misma que llevas a uno canadiense, por ejemplo, porque éste quiere unos pimientos que los griegos ni siquiera conocen", comenta el empresario.

Otra muestra de la diversificación del grupo es Evaristo Ramos Maroc, un proyecto en el país vecino que surgió hace poco menos de un año -y que factura más de cinco millones de euros-, en el que participa junto a socios marroquíes y que incluye el suministro a la gran distribución y a los palacios reales de Mohammed VI.

A estas líneas de negocio se suman la de distribución a todo tipo de barcos (cruceros, mercantes, petroleros, gaseros, buques de guerra, etcétera) y a plataformas petrolíferas, a través de la firma Sunny & Fresh, y la de comercialización de productos de cuarta y quinta gama, que realiza con la empresa Cutting's.

Desde su central en Mercasevilla, el grupo también abastece a minoristas y mayoristas, tanto en España como en el extranjero, con clientes como El Jamón, El Corte Inglés o Aldi.

Para 2010, y pese a la crisis económica, prevé un crecimiento medio de su cifra de negocio de entre el 10% y el 15%.

Más de 80 años después de que su abuelo comenzara a vender fruta y verdura en Sevilla, Evaristo Ramos pretende seguir con la expansión de la compañía y ya barrunta su próximo logro: disponer de la infraestructura necesaria para que "en un breve periodo de tiempo no haya ni un sólo rincón del mundo, por recóndito que éste sea, al que no podamos llegar".

  • 1