sábado, 23 marzo 2019
07:30
, última actualización
Deportes

El futuro del Sevilla empieza en el Calderón

La eliminación de la Europa League convierte la Liga en el único gran reto. El Atlético, rival directo, le espera en un duelo siempre especial e intenso. Manzano no podrá contar con Kanouté, lesionado.

el 25 feb 2011 / 20:22 h.

Luis Fabiano, protagonista estos días.

La Copa del Rey y la Europa League ya son historia. El único reto que le queda por delante al Sevilla es el Campeonato Nacional de Liga, donde las cosas no van como se esperaba y, para colmo, la lucha por una plaza en competición continental se recrudece. Quedan catorce jornadas y la Champions está muy lejos, aunque nadie se atreve a decir que es imposible. Doce puntos separan al equipo nervionense del Villarreal, cuarto clasificado, y los tropiezos vienen a ser ya casi definitivos. En cualquier caso, el objetivo a día de hoy es terminar entre los siete primeros, de ahí que la visita al Atlético sea un problema por tratarse de un rival directo.

El Vicente Calderón es uno de los campos más hostiles para el Sevilla. La rivalidad entre ambos clubes no sólo no disminuye sino que incluso aumenta con el paso del tiempo. Numerosas historias así lo confirman. Unas fueron sobre el césped; otras, en los despachos: y el resto, en las gradas. Un Atlético-Sevilla, ya sea en la capital de España o en la hispalense, nunca es un partido más. Por ello, la exigencia es muy alta. Ganar en suelo colchonero requiere hacer bien las cosas y, además, superar una presión extra que a veces influye de manera decisiva en el juego de los contendientes.

Por si todo ello fuera poco, el Sevilla afronta el choque con un serio hándicap: su cansancio. La eliminatoria frente al Oporto ha sido dura y el desgaste de Do Dragao, enorme. No en vano, hasta Quique Sánchez Flores ha pedido explotar esta circunstancia en vísperas del partido.

¿CAMBIO DE DINÁMICA? El Sevilla parece estar cambiando algo. Lleva dos encuentros consecutivos ganando (Hércules y Oporto) y su imagen en la segunda parte frente a los portugueses fue buena. Incluso tuvo opciones de remontar la eliminatoria al final. Por eso, habrá que ver, con ese desgaste físico antes mencionado, cuál es la cara que ofrecece: la de equipo frágil a nivel defensivo, capaz de encajar varios goles en un partido y naufragar ante cualquiera que le tosa o la de equipo fuerte que exprime su pegada y noquea a los rivales.

SIN KANOUTÉ. Gregorio Manzano no podrá contar en esta delicada cita con su futbolista referencia: Kanouté. El delantero causa baja por unas molestias en el sóleo. Tampoco han viajado Romaric, Palop y Cáceres, lesionados. La idea de jugar con un solo delantero para reforzar el centro del campo cobra fuerza. El cansancio, las ausencias y la ansiedad del irregular Atlético refuerzan esta idea.

El pasado sábado, el equipo madrileño puso fin en Zaragoza a una racha de cuatro derrotas seguidas. Sólo ha ganado dos de sus once partidos en 2011 y sabe que se juega mucho ante un rival directo. Quique, a quien de nuevo se relaciona con el Sevilla, podrá contar finalmente con Forlán. El brasileño Elías, Mario Suárez y Fran Mérida, en cambio, se quedan fuera por decisión técnica.

Y un último ingrediente: pita Mateu Lahoz, el árbitro al que elogia Mourinho y, por el contrario, critican desde el Atlético. "Espero que haya ido al oculista en los últimos meses", llegó a decir de él hace algunas fehas Enrique Cerezo, presidente colchonero, a cuento la derrota en derbi liguero. Así que... atentos.

  • 1