Local

El GAL que devolvió González

El ex presidente pone de actualidad un caso incómodo para el PSOE.

el 09 nov 2010 / 21:41 h.

TAGS:

El ex presidente del Gobierno Felipe González.

Para poco menos de la mitad de los españoles los GAL (Grupos Antiterroristas de Liberación) son algo tan lejano como ajeno a sus vidas. A aquellos que hoy tienen entre 32 y 18 años -más de 10 millones de españoles- sí que les sonará algo eso del "terrorismo de Estado" o la llamada "guerra sucia" contra ETA y su entorno practicada a finales de los 80 por dirigentes del Gobierno de Felipe González.

Especialmente a los que andan por los veintimuchos. Hay otros 10 millones de españoles -que hoy tienen entre 0 y 17 años- que los GAL les suenan a chino o inglés -que en España es casi lo mismo-. Pero hoy, 23 años después, los GAL vuelven a las portadas de los periódicos y a ocupar minutos en televisión.

No hay nuevas acciones que condenar, ni juicios a la vista... Ha sido uno de los protagonistas, directo o indirecto, de aquellos sucesos el que ha devuelto a la actualidad informativa los Grupos Antiterroristas de Liberación: Felipe González.

El diario El País publicó el pasado domingo una sorprendente entrevista con el ex presidente del Gobierno en la que desvela que pudo haber ordenado "volar" a toda la cúpula de ETA cuando a finales de la década de los 80 le llegó una información sobre el lugar y el día de una reunión en el sur de Francia. Además, admite que hoy duda de si hizo lo correcto. Confesiones ambas cuanto menos polémicas.

Pero no se queda ahí. González también aprovecha la entrevista para defender la inocencia del ex ministro del Interior José Barrionuevo, del ex secretario de Estado para la Seguridad Rafael Vera o del general de la Guardia Civil Enrique Rodríguez Galindo, todos ellos condenados por su implicación o participación en el secuestro del ciudadano hispano-francés Segundo Marey en diciembre de 1983. Los GAL están acusados de perpetrar 23 asesinatos entre 1983 y 1987.
Estas declaraciones han sido rápidamente contestadas por la oposición y también por algunos medios de comunicación, según el vicepresidente primero, ministro del Interior y miembro de aquellos gobiernos, Alfredo Pérez Rubalcaba, porque "siempre hay gente dispuesta a saltar al cuello de González".

Cierta o no dicha aseveración, lo indefendible es que González -del que nadie pondrá en duda su dilatada experiencia política- ha rescatado del baúl de los recuerdos un asunto casi olvidado y muy polémico en el peor momento posible para el Gobierno de Zapatero. El ex presidente ha añadido más ruido a una ya más que confusa situación creada en torno al futurible final de ETA. Confusión a la que contribuyen la izquierda abertzale y los propios dirigentes socialistas, como el presidente del PSE-EE, Jesús Eguiguren, quien el pasado domingo fechó para Navidad el final de la banda terrorista en el programa Salvados de la Sexta.

Además, voluntaria o involuntariamente, González ha participado de la estrategia del PP, empeñado en desgastar la figura de Rubalcaba, el hombre elegido por Zapatero para rescatar al Ejecutivo del desastre electoral al que se encaminaba. Desde la remodelación del Gobierno, las encuestas aseguran que el PSOE ha logrado recortar cinco puntos a la amplia ventaja de los populares, en parte, gracias al efecto Rubalcaba. Y el ex presidente ha señalado el camino para "sacar rendimiento" al pasado del ministro. Ayer el presidente del PP en el País Vasco, Antonio Basagoiti, aseveró que ahora que se sabe "cuál es la X del GAL" (en alusión a González), se puede "hacer una regla de tres y saber quién es la Y". "La X quizá es pasado, pero la Y igual es presente y está en este Gobierno todavía", apuntó en una clara referencia a Rubalcaba. No acabó ahí la "presión": el popular Esteban González Pons reclamó al ministro que aclare "si comparte que contra ETA se puede luchar matando etarras".

No es la única puerta que ha dejado abierta el ex presidente, también ha permitido pasar a fantasma del pasado: Rafael Vera aseguró que "hoy más que nunca" desearía "profundamente poder aclarar muchas cosas" en relación a sus años de lucha contra ETA, pero subrayó que la "actividad terrorista sigue estando ahí y no quiere dar cancha ni razones a los terroristas para justificarse", si bien confirmó que González "estaba en esas cuestiones". No lo dijo, pero lo señaló como el cerebro de los GAL. Más tarde Vera se matizó y dijo que sólo estaba en "las cuestiones del Gobierno", pero por tercer día seguido desde la publicación de la entrevista el PSOE se tuvo que justificar por un pasado que hoy está muy presente.

  • 1