Deportes

El Getafe mide los efectos de la bronca en el Sevilla

El Sevilla necesita recuperar la senda de la victoria en casa ante el equipo madrileño tras la arenga de Manzano.

el 26 nov 2010 / 20:39 h.

“El Sevilla sufre un bajón de ambición, algunos jugadores no son conscientes de que vienen a un grande”. “Tenemos que ser más ambiciosos, ir a por el partido desde el minuto uno”. Estas dos declaraciones, la primera de Ivica Dragutinovic en estas mismas páginas a mitad de la semana y la segunda de Gregorio Manzano en la rueda de prensa de ayer, dejan claro cuál es el auténtico mal que afecta al Sevilla actual, la relajación y, evidentemente, la falta de ambición.

Los jugadores que han llegado en las últimas temporadas, incluida ésta, no tienen el hambre que tenían, y tienen, los jugadores que hicieron grande este Sevilla. Es la Vieja Guardia la que mantiene viva esa llama combativa y competitiva en este equipo, quizás con algún aditivo de Negredo e incluso a ratos de Perotti, y eso tiene que cambiar si el conjunto nervionense quiere alcanzar altas cotas nuevamente. Porque la Vieja Guardia no estará siempre, de hecho cada vez está menos. Muchos se fueron (Daniel, Poulsen, Adriano, Keita, Martí...) y los que se quedaron no pueden asumir toda la responsabilidad, porque el equipo es demasiado grande para que lo soporten solo Palop y Kanouté, más aún cuando jugadores como Luis Fabiano, Drago y Navas están lesionados y por mucho tiempo.

Por eso Gregorio Manzano quiere inculcar a toda la plantilla sevillista ese hambre necesaria y complementaria para que vuelva a tener la faz agresiva de antaño. De momento ya ha alzado la voz, ya ha abroncado a sus futbolistas en el entrenamiento y esta noche ante el Getafe espera la respuesta en el campo. Si no salen al menos picados, mal asunto. Y mal asunto también si la reacción se queda en flor de un día y se evapora con las semanas, como ya ha ocurrido antes. Será cosa de los jugadores, pero también del entrenador. Está por ver.

Mermados. Esa ilusión por ganar la van a tener que demostrar hoy los jugadores sevillistas, pero teniendo en cuenta que Sergio Sánchez, Koné, Drago, Fazio, Acosta, Guarente, Jesús Navas y Luis Fabiano no podrán hacerlo por lesión. Manzano afronta el partido con una rémora de ocho bajas, pero lo realmente peligroso es que es una auténtica constante en este plantel.

En casi todos los casos serán también baja para el partido del próximo jueves, en la Liga Europa, por lo que Manzano tendrá que jugarse este vital mes de diciembre con los mismos y con la ayuda de la cantera.

Entre esos futbolistas que tendrán que asumir la responsabilidad están Palop, Kanouté, Cáceres, Perotti y Negredo. Todos ellos serán titulares esta noche ante el Getafe, pero está por ver a quién le da esta vez la manija del equipo el técnico jiennense. Por lo ensayado durante la semana Zokora y Romaric formarán el dúo en el centro del campo, con Kanouté más avanzado y Álvaro Negredo en la delantera.

Más le vale a los jugadores sevillistas reivindicarse cuanto antes ante su entrenador, porque las urgencias deportivas son paralelas a las clasificatorias. El Sevilla no acaba de meterse en el cuarteto de cabeza y, tras perder una inmejorable oportunidad, además de la inexpugnabilidad del Sánchez Pizjuán, la pasada semana ante el Mallorca, tiene la obligación de sacar los tres puntos ante el Getafe. No viene mal recordar que el calendario reserva para antes de Navidad al Villarreal y al Real Madrid.

Tampoco viene calmado por cierto el Getafe, cuyo entrenador, Míchel, está en el centro de las críticas por los malos resultados. Con todo, y las dos últimas ligas son testigo, a los azulinos se les da bien Nervión.

  • 1