Local

El Gobierno acepta la reforma laboral pero sin entrar en temas espinosos

La CEOE ve bien el cambio de postura del Ejecutivo y CCOO advierte de que no tolerará recortes

el 24 nov 2009 / 21:57 h.

TAGS:

El Gobierno, como ya dejara caer el presidente el pasado lunes, ahora sí está abierto a una reforma laboral, a pesar de que haya renegado de ella en lo que va de crisis. Eso sí, sigue mirando por los trabajadores. En este sentido, la secretaria general de Empleo, Maravillas Rojo, afirmó ayer que su Ministerio trabaja en reformas laborales en diversos ámbitos, aunque precisó que nunca acometerá ninguna que menoscabe los derechos de los trabajadores.

Así, Rojo aseguró que "nunca ha habido líneas rojas" respecto a posibles reformas de trabajo y que desde hace "mucho tiempo" se trabaja en ámbitos como la formación, condiciones de trabajo, convenios o flexibilidad interna de las empresas. Asimismo, recordó que el origen de la crisis fue financiero, que ha tenido repercusión en el mercado de trabajo y subrayó que "en ningún momento" nadie ha negado la necesidad de reformas que afecten a las condiciones de trabajo y a las maneras de trabajar.

Ante este cambio de perspectiva, dos reacciones antagónicas. El vicepresidente de la CEOE, Arturo Fernández, consideró como una "muy buena noticia" que se haya abierto el debate sobre la reforma laboral, porque ello ayudará a España a salir del "agujero del paro y de la destrucción de empresas".

Fernández, en declaraciones a la cadena SER, recibió la réplica sindical de la mano del secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, quien advirtió a la patronal de que los sindicatos no aceptarán reformas que supongan recortes de derechos.

Toxo criticó que la CEOE siempre asocie la reforma laboral con el retroceso de los derechos laborales. "No he escuchado en ningún ámbito más allá del patronal cuestiones que tengan que ver con una reforma de esa naturaleza", significó.

  • 1