Local

El Gobierno afgano declara el alto el fuego para el día de los comicios

Las autoridades afganas anunciaron ayer que sus fuerzas observarán un alto el fuego el 20 de agosto, día de los comicios presidenciales, y reconocieron que prevén una campaña insurgente de "intimidación masiva". Mientras tanto, la ONU asume que la inseguridad marcará la cita electoral.

el 16 sep 2009 / 07:17 h.

TAGS:

(Vídeo: VNews)

Las autoridades afganas anunciaron ayer que sus fuerzas observarán un alto el fuego el 20 de agosto, día de los comicios presidenciales, y reconocieron que prevén una campaña insurgente de "intimidación masiva". Mientras tanto, la ONU asume que la inseguridad marcará la cita electoral.

El ministro afgano de Defensa, Abdul Rahim Warzak, su colega de Interior, Mohammad Hanif Atmar, y el jefe de los servicios secretos afganos, Amrullah Saleh, protagonizaron una rueda de prensa para calmar los ánimos un día después del atentado talibán que causó siete muertos ante el cuartel general de la ISAF.

"Decir que habrá completa paz sería difícil, pero debemos estar preparados para cada eventualidad", admitió a Efe tras la conferencia el ministro de Defensa, quien prometió "trabajar duro" para asegurar el proceso.

Warzak anunció a los medios que las autoridades afganas establecerán una triple red de seguridad, compuesta por la Policía, el Ejército afgano y la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) para el día de las elecciones. Según dijo a Efe el ministro, las tropas afganas se abstendrán además de desarrollar operaciones ofensivas el día de las elecciones, aunque responderán cualquier posible ataque de los talibanes, que han llamado a la población a boicotear el proceso.

El titular de Interior, Hanif Atmar, reveló que las fuerzas de seguridad han desbaratado 62 intentos de atentado en los últimos seis meses y garantizó la implicación de la Policía en los comicios hasta donde lleguen sus capacidades. "Desplegaremos todos nuestros recursos para proteger a nuestra gente -dijo a Efe Atmar-. Pero sabemos con seguridad que los enemigos de Afganistán harán lo mismo para herirlos". Atmar reconoció sin embargo que su Gobierno no puede asegurar al 100% la seguridad de las votaciones, en un momento en el que los talibanes han intensificado sus actividades y aumentado su presencia a nuevas partes de Afganistán.

Los insurgentes, embarcados en una campaña de asesinatos y ataques contra los activistas políticos y los candidatos -sobre todo en áreas rurales- han llegado a emitir panfletos amenazando a los ciudadanos que se decidan a emitir su voto.

Según las encuestas, el actual jefe del Estado, Hamid Karzai, cuenta con una amplia ventaja en estimación de voto sobre sus rivales, aunque con un porcentaje que no llega al 50% necesario para ser declarado presidente en la primera vuelta.

Mientras tanto, también la ONU sabe que la inseguridad marcará los comicios y por eso su representante para Afganistán reconoció ayer que no todos los ciudadanos podrán acudir al colegio electoral porque no todas las urnas podrán estar en su sitio.

Naciones Unidas se basa al hablar así en un informe que subraya que los ataques y las amenazas han limitado gravemente la libertad de circulación y de expresión para los candidatos y simpatizantes, lo que dificulta su capacidad para hacer campaña abiertamente.

Pese a todo, el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, afirmó ayer que la misión que la Alianza dirige en Afganistán es "vital" para la seguridad de los países que participan a pesar del creciente número de bajas. En un comunicado emitido después de que la cifra de soldados británicos muertos en Afganistán superase ayer los 200, Fogh Rasmussen manifestó su "tristeza" y aseguró que siente "profundamente" la pérdida.

  • 1