Economía

El Gobierno amplía el salario que no se tocará en caso de embargo

Será de 961 euros en el caso de hipotecados sin cargas familiares y de 1.300 euros si las tiene.

el 28 jun 2011 / 20:44 h.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció ayer en el Congreso que elevará un 50% por encima del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) el límite no embargable del salario en un proceso de ejecución hipotecaria, así como un 30% adicional por cada miembro de la familia que no disponga de ingresos propios.

De esta forma, la cuantía pasará de los 641 euros actuales hasta los 961 euros para personas sin familiares a su cargo y podría alcanzar los 1.300 euros para quien tenga a dos personas bajo su tutela.

Zapatero recordó que en abril de 2010, en el marco de los conocidos como Pactos de Zurbano, se aumentó a una cantidad superior en un 10% al SMI el montante mínimo de ingresos de las familias que no puede ser embargada.

"Pero vamos a dar un paso más allá, un paso audaz, contundente, para evitar que familias y personas en proceso de ejecución entren en una situación auténticamente insostenible hacer un nuevo esfuerzo en este sentido", enfatizó el presidente en respuesta al portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida.

Además, Zapatero dijo que el Gobierno sigue estudiando los procesos de ejecución hipotecaria en algunos "supuestos abusivos" y adelantó que se adoptará alguna iniciativa para poner coto a los "abusos objetivos" en los procesos de subasta. "Concretaremos algo en esa dirección", indicó.

Las palabras de Zapatero fueron refrendadas por el ministro de Industria, Miguel Sebastián, que en los pasillos del Congreso remarcó que "hay que evitar estos embargos y desahucios con unos precios que son abusivos para las familias".

En este sentido, se mostró convencido de que es compatible con evitar el perjuicio a un banco, pues se trata de "poner un suelo a la caída del precio que suelen exigir" las entidades.

Zapatero lanza este anuncio al margen de los trabajos de la subcomisión hipotecaria del Congreso constituida hace un mes para abordar estas cuestiones y que mañana iba a arrancar la ordenación de sus trabajos.

Por su parte, Duran i Lleida denunció que el Gobierno no ha sabido abordar las políticas de ayuda social para la vivienda en tiempos de crisis, los desahucios. Las ayudas para impago de alquileres son problemas "pendientes para el futuro más próximo". En este sentido, aseguró que su grupo parlamentario presentará una propuesta de resolución al Debate específica sobre los desahucios, que se someterá a votación mañana.

Anteriormente, el vicepresidente tercero, Manuel Chaves, explicó que el Gobierno lleva ya algún tiempo trabajando en esas nuevas medidas porque el pago de la hipotecas, junto con la falta de crédito y de trabajo, son grandes preocupaciones de los españoles a las que el Ejecutivo "tiene que dar respuesta".

Por su parte, el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, reconoció que no conoce los detalles de las nuevas medidas, pero fue el encargado de avanzar la intención del Grupo Socialista de presentar la propuesta.

  • 1