Local

El Gobierno anula el impuesto a la banca que la Junta puso en marcha en 2011

Hacienda advierte de que no va modificar su Presupuesto para 2013 y prevé ingresar con este impuesto 95,5 millones de euros

el 30 nov 2012 / 20:24 h.

TAGS:

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

El Gobierno andaluz no había sido informado en ningún momento de la intención del Ministerio de Hacienda de crear un impuesto estatal a los depósitos de la banca con tipo 0% que anularía automáticamente esta tasa que Andalucía aplica desde 2011. El paso dado por el Gobierno central, que en la práctica exime a la banca de ese tributo, afecta de lleno a las comunidades que ya lo aplicaban. También Extremadura y Canarias, puesto que dos administraciones no pueden gravar el mismo hecho imponible. La medida del Ministerio tumba este impuesto y en su Presupuesto de 2013, el Gobierno andaluz preveía ingresar 95,5 millones de euros por esta vía. Fuentes del Ejecutivo autonómico admitieron que están estudiando un recurso ante una "invasión de competencias".


El presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, criticó duramente la intención de el Gobierno de crear un impuesto a la banca "con el único objetivo de evitar que las comunidades puedan aplicarlo con un tipo de verdad" mientras que "sube" todos los impuestos que pagan los ciudadanos. El jefe del Ejecutivo andaluz subrayó que "el mismo Gobierno que ha subido el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) y las tasas universitarias y judiciales" ahora adopta medidas para que esa subida "no se pueda aplicar a la banca".


El Ministerio de Hacienda confirmó a Europa Press que la creación de este nuevo tributo a partir del 1 de enero de 2013 supone que las comunidades que ahora aplican este impuesto deben dejar de hacerlo y, por ello, deberán ser compensadas por el Estado por la pérdida de recaudación de acuerdo con la ley de financiación de la comunidades. El Gobierno andaluz no ha recibido ninguna información oficial en este sentido.


Precisamente, hace una semana el Tribunal Constitucional avaló el impuesto sobre los depósitos de Extremadura, que recurrió en su día, hace diez años, el Gobierno de José María Aznar. Fue la primera comunidad en aplicar este impuesto pero el recurso interpuesto por el Gobierno central lo paralizó meses después de su entrada en vigor y desde entonces la comunidad no ha podido percibir ingresos por esta vía. El Alto Tribunal daba la razón al Gobierno extremeño y habilitaba unos meses para que pudiera empezar a recaudarlo.


Sin embargo, el Gobierno se ha adelantado. Según Hacienda, la creación del nuevo impuesto estatal, que se ha introducido mediante una enmienda del PP a la ley de medidas tributarias que está debatiendo el Senado, pretende que los depósitos de los bancos reciban un tratamiento tributario homogéneo y el sistema financiero no pierda eficiencia. El objetivo es, por tanto, "potenciar y garantizar" la unidad de mercado, según indica el Gobierno.


De esta forma, el Ejecutivo se asegura que no hay diferencias entre unas comunidades autónomas y otras a la hora de gravar los depósitos bancarios, pero como el objetivo no es recaudatorio, establece un tipo del 0%. A pesar de que en la práctica no recaudará nada ni penalizará fiscalmente a las entidades de crédito, la enmienda establece que se trata de un tributo de carácter directo, cuyo hecho imponible es el mantenimiento de fondos de terceros por entidades de crédito o sucursales que operen en territorio español, incluidas las sucursales en territorio español de entidades de crédito extranjeras.


La consejera de Hacienda, Carmen Martínez Aguayo, mostró su "sorpresa" por la medida del Ministerio y advirtió de que el impuesto que ya se aplica en Andalucía desde este ejercicio, es "un impuesto constitucional y autonómico", tras lo que ha asegurado que "no se va a tocar" el Presupuesto de la Junta para 2013. Lamentó que ni siquiera se haya comentado con las autonomías.

  • 1