Local

El Gobierno confirma que subirá todos los impuestos para compensar el déficit

El encargado de abrir el debate de una más que posible subida de impuestos fue el ministro de Fomento, José Blanco, pero su homóloga de Economía, Elena Salgado, confirmó ayer que se revisará la política fiscal, aunque sin concretar cómo, cuánto y de qué manera afectará al bolsillo y de quién.

el 16 sep 2009 / 07:44 h.

TAGS:

El encargado de abrir el debate de una más que posible subida de impuestos fue el ministro de Fomento, José Blanco, pero su homóloga de Economía, Elena Salgado, confirmó ayer que se revisará la política fiscal, aunque sin concretar cómo, cuánto y de qué manera afectará al bolsillo y de quién.

Sí aclaró, sin embargo, que las decisiones se tomarán en paralelo a la elaboración de los próximos Presupuestos del Estado para 2010, que se presentarán hacia finales de septiembre, momento en el que se conocerá en qué se traduce la revisión de la política fiscal. Aun así, la vicepresidenta económica, Elena Salgado, durante su intervención en la Comisión de Economía y Hacienda del Congreso de los Diputados, eludió hablar concretamente de subidas impositivas, si bien resaltó la necesidad de seguir haciendo esfuerzos fiscales "importantes" de cara al futuro.

Emplazó una vez más a la presentación de los Presupuestos -en los que primarán la austeridad y el mantenimiento del gasto social- para plantear algunas iniciativas orientadas a conseguir más equilibrio en las cuentas públicas en el medio plazo. Y, en este marco, también incluyó la moderación en la subida salarial de los funcionarios.

Sin embargo, no quiso precisar qué figuras está valorando actualmente el Gobierno y se limitó a decir que "absolutamente todo" está sometido a revisión. "Ni siquiera hemos hablado de subidas", subrayó Salgado, quien recordó que ya se han anunciado algunas modificaciones, como los cambios en la deducción por adquisición de vivienda o en el Impuesto de Sociedades.

"Se van a hacer algunas modificaciones fiscales, algunas ya se han anunciado y otras están sometidas a estudio", añadió. Apostilló, de este modo, que se hará una "consideración de todas las figuras impositivas", aunque "sin apriorismos" y teniendo en cuenta la coyuntura económica.

El encargado de abrir el debate de una subida de impuestos fue el ministro de Fomento, José Blanco, quien apostó la semana pasada por aumentar la presión fiscal a las rentas más altas para garantizar las políticas sociales y la inversión pública.

Salgado eludió referirse a estas declaraciones. "Dijo que era una reflexión personal y creo que no es oportuno manifestarme" sobre una opinión personal, subrayó.

Sí confirmó que el Gobierno no va dar marcha atrás en su decisión de suprimir el Impuesto sobre Patrimonio. Dicho tributo, dijo, "no cumplía la finalidad para la que se diseñó", fue siempre "extraordinario", y se decidió su supresión porque "terminó afectando más a las rentas medias".

En cuanto a las Sociedades de Inversión de Capital Variable (SICAV), mediante las que pagan a Hacienda numerosos contribuyentes ricos que sólo tributan al 1%, insistió en que se están estudiando "todos" los instrumentos impositivos, pero "hay que tener en cuenta", añadió, "que el dinero se traslada a la velocidad de la luz".

Salgado, que recordó que el sistema fiscal español es progresivo y las rentas altas "ya pagan más", consideró que "no urge" hacer una reforma fiscal en profundidad porque aún hay margen para estabilizar las cuentas antes de 2012, como así lo exige la Unión Europea. Además, indicó que la caída de los ingresos ha provocado que la presión fiscal de 2008 fuera una de las más bajas de todos los países del entorno.

Añadió que lo que más ha afectado a la caída de ingresos públicos no son las diferencias de tributación, sino la propia crisis económica, y por eso las medidas de política fiscal que se tomen deben tener como prioridad volver al crecimiento para recuperar los ingresos y conseguir reducir las necesidades de gasto de las Administraciones que han hecho disparar el déficit.

Pese a las insistentes preguntas de los grupos parlamentarios y de los medios, la vicepresidenta zanjó la cuestión: "No estamos en condiciones de dar respuestas concretas porque todo, absolutamente todo, está sometido a revisión".

  • 1