Local

El Gobierno culpa a la promotora de la ‘Loveparade’ de la tragedia

Ya ascienden a 21 los fallecidos en la fiesta ‘tecno’ de Duisburgo.

el 28 jul 2010 / 19:43 h.

TAGS:

Colas para firmar el libro de condolencias por las víctimas.

Las autoridades del estado alemán de Renania del Norte-Westfalia salieron ayer al paso del cruce de versiones contradictorias sobre lo ocurrido en la Loveparade de Duisburgo y apuntaron directamente a sus organizadores como principales responsables de una tragedia con 21 víctimas mortales.

"La responsabilidad era de los organizadores, por entrar en sus competencias todo lo relativo a los accesos al recinto", indicó el ministro de Interior regional, Ralf Jäger, para desgranar, junto al inspector jefe de la Policía renana, Dieter Wehe, el catálogo de prerrogativas de seguridad que se incumplieron.

Los accesos al recinto dispuesto para la Loveparade, la más multitudinaria fiesta tecno del mundo, se abrieron pasadas las 12.00 horas con dos horas de retraso sobre lo previsto y para entonces ya se habían formado los primeros atascos, relató Wehe. Se había estimado que el túnel tenía capacidad para permitir un flujo de 30.000 personas por hora, pero como consecuencia de lo anterior quedó abarrotado poco después de la apertura del recinto. Llegaron así a juntarse hasta 20.000 personas a uno de los extremos del paso subterráneo, mientras crecía el nerviosismo y también la agresividad de los concentrados, prosiguió Jäger. Pese a esa situación, la organización no alertó a la Policía del atasco existente dentro y en los extremos del túnel hasta las 15.30 horas, lo que imposibilitó una acción rápida ante una situación que ya escapaba al control del personal de seguridad privada contratada por Lopavent, la empresa organizadora. La primera llamada de auxilio a la Policía advirtiendo de que había víctimas en una de las rampas junto al túnel no llegó de los organizadores, indicó Wehe, sino de uno de los presentes.

A ellos se sumó que la organización, vista la situación, optó por levantar algunas vallas para posibilitar el paso de ambulancias, lo que derivó en nuevas avalanchas para tratar de salir por ahí. Jäger hizo hincapié en que tales conclusiones deben tomarse aún como "provisionales", que las investigaciones están aún en curso y la fiscalía no ha cerrado tampoco sus diligencias. Pero queda claro que, hasta donde se sabe, Lopavent no cumplió con las prescripciones establecidas para esa gran concentración.

El ministro, del Partido Socialdemócrata (SPD), advirtió una y otra vez de ese carácter "provisional" de su informe. Sin embargo, Rainer Schaller, propietario de una cadena de clubes de fitness y de la empresa Lopavent, rechazó toda responsabilidad en lo ocurrido y afirmó que la Policía no atendió a tiempo las llamadas de alerta.

  • 1