Local

El Gobierno de Baleares se tambalea por otra dimisión por corrupción

El consejero de Turismo, Miquel Nadal (UM), dejó ayer su cargo.

el 03 dic 2009 / 21:47 h.

TAGS:

El dimitido consejero balear de Turismo, Miquel Nadal.

El Gobierno balear formado por PSOE, Bloc y Unió Mallorquina (UM) se resquebraja, aunque el pacto se mantiene por ahora, a causa de los casos de corrupción que salpican a esta última formación.

Ayer mismo el ex presidente de UM, portavoz de la formación en el Ayuntamiento de Palma y consejero balear de Turismo, Miquel Nadal, comunicó al jefe del Ejecutivo autonómico, el socialista Francesc Antich, su decisión "irrevocable" de dimitir de todos sus cargos ejecutivos. Nadal está imputado desde hace meses en el caso de presunta corrupción en la venta del solar de Can Domenge en Palma y ha sido imputado esta misma semana en una pieza separada del caso Son Oms, derivada de la Operación Maquillaje, junto con la presidenta de honor de UM y del Parlamento, María Antònia Munar, y el consejero de Medio Ambiente, Miquel Àngel Grimalt, entre otros.

UM junto con el PSOE y el Bloc gobierna en el Ejecutivo autonómico, además de en las principales institucionales de Mallorca. Ayer mismo, Antich se reunió con su ejecutiva y decidió no romper el pacto, si bien no descartó convocar elecciones anticipadas, en caso de que no se logre "recomponer la estabilidad" en la reunión que hoy mantendrá con todas las fuerzas políticas, incluida el Partido Popular.

Nadal, en su comparecencia para anunciar su renuncia, reiteró su inocencia y aseguró que cree en la Justicia, "tengo derecho a defenderme de todo lo que se me imputa y no debo ni quiero perjudicar a las instituciones políticas. (...) Dimito porque mi familia no se merece que los medios de comunicación empleen la mentira para desprestigiarla", declaró. La decisión de dimitir de todos sus cargos ejecutivos -que, aclaró, no incluye su acta como concejal en el Ayuntamiento de Palma porque "tiene un compromiso" con sus votantes- se lo comunicó a su presidente del partido, Miquel Àngel Flaquer, quien le pidió que continuase.
A pesar de esta petición, Nadal insistió en que su decisión no tiene marcha atrás pues indicó que "el mayor error" que cometió en política fue el de no dimitir cuando surgió la primera imputación. Entonces, recordó, continuó porque se lo pidieron en su partido y el presidente del Gobierno balear, pero lamentó su continuidad por las repercusiones que ha tenido en su familia. Respecto de la crisis que esta situación de imputaciones y desencuentros entre socios ha creado en el pacto de gobierno que rige las principales instituciones de las islas, Nadal eludió pronunciarse, señalando que se trata de una cuestión que le compete a su partido, no a él.

De hecho, UM apostó ayer por la continuidad y la estabilidad del pacto de gobierno en Baleares y de cumplir con el acuerdo programático firmado en 2007, si bien no aceptará condiciones a la continuidad del partido nacionalista en el Ejecutivo. UM celebró ayer una comisión ejecutiva extraordinaria en la que se decidió que esta formación continúe en los gobiernos de las tres principales instituciones de Baleares y Mallorca, en coalición con el PSOE y el Bloc. La ejecutiva, sin embargo, no analizó si sus cargos imputados en casos de corrupción deben dimitir, como Nadal.

Por su parte, el líder del Bloc, Biel Barceló, afirmó ayer que la salida del Gobierno de Nadal puede facilitar la estabilidad del Ejecutivo. Asimismo, se mostró partidario de que dejase también el cargo el consejero de Medio Ambiente, también imputado por presunta corrupción.

  • 1