Gibraltar anima a los visitantes a denunciar los controles en la Verja

El Gobierno de Gibraltar habilita un nuevo procedimiento de quejas que anima a utilizar a las personas afectadas por "las colas fronterizas". La Comisión Europea ya ha recibido un centenar de quejas

el 22 ago 2013 / 09:12 h.

El Gobierno de Gibraltar recogió ayer más de 20 quejas de personas afectadas por las colas fronterizas durante la primera mañana de funcionamiento del nuevo procedimiento habilitado por las autoridades de la Roca con el objetivo de trasladar los datos a la Comisión Europea. Según avanzaron las autoridades del Peñón el pasado martes, este nuevo procedimiento de queja se habilita para “todas las personas que hayan sufrido las colas en la frontera o que deseen quejarse de las mismas”. Su objetivo es recabar información que “permitirá al Gobierno ofrecer estadísticas más precisas a la Comisión Europea y, de ser necesario, preparar un proceso legal”. Piden a las “personas de cualquier nacionalidad que se hayan visto perjudicadas por los retrasos” que “envíen detalles de su experiencia” a través de un correo electrónico al Gobierno de Gibraltar. La colonia británica ha protestado ante la Unión Europea por las colas generadas por los controles que policías y guardias civiles hacen a las personas, vehículos y mercancías que atraviesan la Verja. El Gobierno español insiste en que estos registros son una “obligación” para garantizar el cumplimiento de la ley comunitaria y nacional y evitar los tráficos ilícitos. La situación ha desembocado, por el momento, en que la Comisión Europea ha recibido “un centenar de quejas” de ciudadanos de distintas nacionalidades denunciando retrasos excesivos. El portavoz del Ejecutivo comunitario Olivier Bailly explicó que los servicios de la Comisión reciben cada año “miles de quejas” de ciudadanos europeos y que el procedimiento habitual establece que deben ser estudiadas y atendidas, aunque no especifica en qué plazo. En este caso, “no habrá un trato especial” con Gibraltar. El Ejecutivo debe ahora “leerlas, examinarlas y ver si contienen elementos que puedan servir para preparar la misión” que viajará en septiembre a la zona para verificar lo sucedido, añadió el portavoz. Mientras estos trabajos continúan, desde hace varias semanas, la Comisión sigue el tráfico del paso fronterizo gracias a una cámara fija instalada en la zona que puede seguirse a través de internet. Ello ha permitido a Bruselas constatar que el tráfico “parece relativamente fluido en los últimos días”. La tensión entre España y el Reino Unido no se rebaja. Prueba de ello es que la Guardia Civil investiga ahora si Gibraltar ha tirado más bloques de hormigón al mar, lo que originó hace semanas el grave conflicto actual. Por su parte, los partidos políticos españoles mantienen las discrepancias en relación a cómo se está gestionando desde el Ministerio de Asuntos Exteriores esta crisis. El portavoz adjunto del grupo parlamentario popular en el Congreso, Rafael Hernando, se mostró ayer convencido de que la situación no se va enquistar porque ni la Unión Europea ni Reino Unido “van a poder permitir” que la colonia británica siga actuando “como un Estado pirata”. En las filas del PSOE, la responsable de Política Social del PSOE, Trinidad Jiménez, avisó al ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, de que para que pueda producirse el “diálogo” al que apela para resolver el contencioso con Gibraltar tiene que evitar “declaraciones retóricas que no conducen a nada”. La también exministra de Exteriores aseguró que su partido va a “ayudar en todo lo posible al Gobierno” para que este diálogo se produzca, para poder “favorecer una relación bilateral fluida”, pero apeló también al Ejecutivo a que “actúe con buen criterio” y con “sentido común”, de manera que su defensa de los intereses de los españoles “sea eficaz”.

  • 1