Local

El Gobierno de Griñán descarta eliminar sueldos o diputados como pide el PP

Zoido exige medidas de "ahorro" y la Junta tilda de "paradójico" que sea Cospedal quien abra el debate

el 07 sep 2012 / 19:42 h.

TAGS:

Imagen del Parlamento de Andalucía.

Una cortina de humo, una propuesta demagoga, populista y que busca desprestigiar la política. O bien, un paso imprescindible y necesario, valiente y ejemplar, porque es imposible mantener a las administraciones tal y como están concebidas. Son las reacciones antagónicas con las que recibió la clase política la propuesta de la secretaria general del PP y presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, que logró ayer aprobar en la Cámara regional (con los votos en contra del PSOE) que se reduzcan a la mitad los diputados y que dejen de cobrar sueldo en 2013. La intención es que se dediquen a una actividad profesional privada y que perciban solo dietas.


El Partido Popular lleva meses instalado en ese discurso aunque ha sido Cospedal la primera en lanzar el órdago. Propuso reducir a la mitad el Parlamento de su comunidad a pesar de que solo unos meses antes había llevado al mismo una iniciativa que pretendía todo lo contrario, ampliar en cuatro los escaños. Y fue más allá al proponer que los diputados no cobren un sueldo sino dietas, a pesar de que ella misma ha estado en el epicentro de la polémica al conocerse que era la política mejor pagada de España al percibir tres salarios que sumaban 240.000 euros, según la oposición.


El debate está servido. El PP andaluz se sumó rápidamente a la propuesta de la líder popular y fue Juan Ignacio Zoido quien reclamó a la Junta que estudie también reducir el Parlamento de Andalucía. Ya se debatió una iniciativa popular "de ahorro" en la Cámara que pedía esa reducción de escaños. Andalucía cuenta con 109 diputados y el Estatuto autonómico fija en ese número el mínimo de representantes. Izquierda Unida lleva años reivindicando que se amplíe el número de diputados porque considera que el actual reparto perjudica claramente a los partidos minoritarios. La formación de Diego Valderas apuesta por una bajada en los salarios de sus señorías para poder ampliar el Parlamento sin coste. Esa reforma de la ley electoral es una de las medidas incluidas en el pacto de Gobierno con el PSOE. De momento, dejó claro la consejera de la Presidencia, Susana Díaz, no es una prioridad. Tampoco se plantea el Ejecutivo de Griñán reducir la Cámara. Ayer a preguntas de los periodistas, Díaz tildó de "paradójico" e "incoherente" que sea precisamente Cospedal, "la política mejor pagada de este país", quien haga esa propuesta. Para Díaz tras la iniciativa late la intención de "recortar en democracia".


El PP andaluz se sumó ayer con ímpetu a la propuesta de Cospedal. "Se trata de poner ideas sobre la mesa, por responsabilidad con los miles de ciudadanos que no encuentran solución a su situación", dijo Zoido, que criticó además que el "despilfarro" y el "abuso" no haya remitido con la entrada de IU en el Gobierno andaluz. Más bien al contrario, sostuvo Zoido, quien señaló que en la Junta ha aumentado el número de cargos asociados con una administración que mantiene, a su juicio, instituciones que en ocasiones "duplican" las funciones que desempeñan las consejerías.


En Andalucía el sueldo medio de un diputado es, según datos oficiales, de 3.913 euros, incluyendo ayudas por manutención. El pasado julio, la Mesa del Parlamento aprobó una reducción del 6% para sus señorías (el 10% menos en el caso del presidente de la Cámara). La bajada se hizo en consonancia con la aprobada para los altos cargos de la Junta. El presidente y sus consejeros están entre los que tienen sueldos más bajos en España (63.808 y 62.800 euros), tras un segundo tijeretazo el pasado junio, cuando se recortó el sueldo a los funcionarios.


El expresidente de Cantabria, Miguel Angel Revilla, consideró un "discurso peligroso" el del PP, porque "sólo aquellos con grandes patrimonios o economías se podrían dedicar a la política".

  • 1