sábado, 15 diciembre 2018
12:25
, última actualización
Local

El Gobierno de Rajoy despide el año con su primer paquete de recortes

Primer choque entre los titulares de Hacienda y de Economía a cuenta del ahorro del decreto ley que se aprobará el viernes

el 27 dic 2011 / 22:07 h.

TAGS:

Los ministros de Hacienda, Cristóbal Montoro, y de Economía, Luis de Guindos, ayer en el Congreso.

Sea porque no le correspondía al nuevo ministro de Economía dar la cifra -sino a su homólogo de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro- o porque las cifras no estaban cerradas al detalle, el Ministerio que dirige Luis de Guindos se vio obligado ayer a rectificar a su titular, que horas antes había cuantificado en 4.000 millones de euros el ajuste de gasto que aprobará pasado mañana el Gobierno en su primer Consejo de Ministros del que saldrá el primer decreto ley con medidas económicas.

El Ministerio explicó que De Guindos mantuvo una conversación informal con los periodistas sobre las medidas de contención que se aprobarán el viernes, aunque no cuantificó en ningún momento el impacto de las mismas. "Las cifras definitivas se determinarán en los próximos días", zanjó en un comunicado.

En esa conversación, el ministro de Economía y Competitividad, Luis De Guindos, explicó que el decreto ley de medidas económicas incluirá un acuerdo provisional de no disponibilidad de gasto de unos 4.000 millones de euros, una cuantía que se revisará en marzo, cuando se presenten los nuevos Presupuestos de 2012.

La cifra de ahorro supone una cuarta parte de los 16.500 millones que el Ejecutivo del PP maneja inicialmente como reducción del déficit necesaria para alcanzar una tasa del 4,4% en el conjunto de 2012, siguiendo las previsiones del Gobierno socialista, si bien los populares son conscientes de que este volumen es provisional hasta conocer las cifras definitivas del desfase de las cuentas públicas.

Tras la apertura solemne de la X Legislatura en el Congreso de los Diputados, De Guindos abundó en las previsiones de recesión para el primer trimestre del año, aunque las señales de mejoría empezarán en el segundo trimestre. Así, recordó que cuando la economía "toca fondo", tiende a "rebotar", aunque añadió que, con una distancia de dos trimestres, "todo el mundo falla".

En cualquier caso, remarcó que no puede permitirse "generar expectativas" sobre la evolución de la economía, si bien aseguró que España "va a salir" de ésta. El ministro insistió en que el "empleo va a volver" y confió en que la recuperación se produzca a través del sector servicios, si bien enfatizó que antes hay que detener la "hemorragia" en la construcción.

A su juicio, el Gobierno cuenta con un margen de "dos o tres meses" para presentar las reformas, si bien admitió que las últimas actuaciones del Banco Central Europeo (BCE) han dado a España un margen de "seis meses" frente a la presión de los mercados, como muestra que la prima de riesgo de la deuda española esté alrededor de 200 puntos por debajo de la italiana, lo que justificó con una explicación "política", ya que el cambio de Gobierno en España se ha articulado en un proceso de "normalidad" y con mayoría absoluta del PP.

  • 1