viernes, 22 febrero 2019
00:32
, última actualización
Cultura

El Gobierno desbloquea la ampliación del Bellas Artes, que debe estar en 2014

La ampliación, que implica un aumento del espacio en 9.175 metros cuadrados, supone la incorporación del Palacio de Monsalves y una serie de inmuebles colindantes situados en la calle Alfonso XII.

el 16 jul 2010 / 15:42 h.

El Museo de Bellas Artes podrá al fin aumentar el número de piezas expuestas en la actualidad.

Esquivando los temidos recortes presupuestarios motivados por la crisis económica, pero con más de tres años de retraso, el Gobierno central aprobó ayer en Consejo de Ministros la ansiada ampliación del Museo de Bellas Artes de Sevilla, un proyecto valorado en 16 millones de euros, que arrancará en 2011 y concluirá –supuestamente– en 2014.

Mucho ha llovido desde que en marzo de 2007 la entonces ministra de Cultura, Carmen Calvo, firmara un preacuerdo con la Junta de Andalucía, por el que ésta cedía el Palacio de Monsalves, a cambio de que el Ejecutivo central sufragara íntegramente las obras.

Aquel protocolo obligaba a ambas administraciones a suscribir, en un plazo de tres meses, un convenio definitivo para crear un consorcio que se hiciera cargo de ejecutar este plan. Pero los vaivenes de la política –hasta tres veces ha cambiado de titular el Ministerio: Carmen Calvo, César Antonio Molina y Ángeles González-Sinde– y la falta de respeto a los plazos establecidos han convertido aquellos tres meses en tres años. Ayer, al fin, la ampliación de la pinacoteca hispalense quedó desbloqueada y, como viene repitiendo desde hace dos meses el consejero andaluz del ramo, Paulino Plata, en cuestión de “semanas” se firmará el citado acuerdo.

Lo que hizo ayer el Consejo de Ministros fue autorizar la suscripción de dicho convenio de colaboración entre la Gerencia de Infraestructuras y Equipamientos de Cultura y la Comunidad Autónoma de Andalucía para la ampliación del Bellas Artes a través del Palacio de Monsalves, así como para su remodelación.

El coste calculado por el Gobierno para estos trabajos asciende a 16 millones de euros, con cargo al presupuesto de gastos de la Gerencia, con la siguiente distribución: en 2011, 500.000 euros; en 2012, dos millones; en 2013, seis millones, y, para 2014, los 7,5 millones restantes.

Así, el ministerio cumple su promesa de asumir íntegramente la inversión de estos trabajos.

Por su parte, la Junta de Andalucía asumirá, con cargo a sus presupuestos, los gastos de personal, de mantenimiento y conservación del edificio e instalaciones del museo, una vez finalizada la obra y puesto en marcha el servicio museístico. Además, la administración autonómica destinará el Palacio de Monsalves a las funciones propias de la pinacoteca, con carácter indefinido y en todo caso durante un plazo no inferior a 30 años.

“Con la aprobación de este convenio, ambas partes se ponen de acuerdo en la necesidad de dotar a la ciudad de Sevilla de un espacio expositivo adecuado a la importancia y trascendencia de los fondos existentes en el Museo de Bellas Artes, incrementando su capacidad, favoreciendo su modernización y mejorando, en definitiva, la oferta y dotaciones culturales puestas a disposición de los ciudadanos”, subrayó el ministerio en un comunicado.

La noticia cogió ayer al consejero de Cultura, Paulino Plata, en Málaga. Desde allí, se mostró “alegre” por el compromiso mantenido por el ministerio “en los términos que prácticamente había establecido en un principio” y aseguró que la ampliación del Bellas Artes, además de ser una noticia “muy positiva”, permitirá que esta institución se convierta en “un motor de ayuda a la economía de la región en su conjunto”.

En este sentido, manifestó que “hay que contemplar lo que representa desde el punto de vista del empleo” y “en términos de dinamización turística de la propia ciudad”, ya que, según explicó, “refuerza muchísimo el atractivo para el turismo cultural, que tiene un crecimiento continuado y que genera muchísima riqueza”.

Respecto al retraso de los plazos en la firma del convenio, manifestó que, “como cualquier familia, la dificultad económica a veces produce retrasos en el desarrollo de las inversiones, esto es bastante normal”. Sin embargo, cabe mencionar que los retrasos arrancan en primavera de 2007, cuando la crisis todavía no había cambiado las agendas de los gobiernos.

NADA PARA LA CASA MURILLO.

El Ministerio de Cultura es el propietario del Bellas Artes –cuya gestión tiene transferida a la Junta–, así como de la histórica Casa Murillo, que el nuevo consejero Paulino Plata ha decidido convertir en sede de la Agencia del Flamenco.

La consejería, antes de que llegara Plata, tenía un proyecto para crear en este inmueble un centro de interpretación dedicado al pintor sevillano, basado en las nuevas tecnologías. Su presupuesto rondaba los 800.000 euros, de los que la consejería iba a poner unos 500.000. El resto debía correr a cuenta del ministerio. Sin embargo, problemas con la Gerencia de Urbanismo para obtener licencia retrasaron el proyecto.

Ahora, el Ministerio de Cultura asegura no tener dinero para este proyecto. “Los recursos para Sevilla se van a centrar en el Bellas Artes y el Arqueológico. Nosotros no tenemos problemas en que la Casa Murillo se dedique a oficinas, porque esto no supone un cambio de uso” –el edificio acoge dependencias de la empresa pública desde el 88–, explicó una portavoz de Cultura a este periódico.

De momento, ni el Consistorio ni las asociaciones culturales de la ciudad se han pronunciado sobre la pérdida de este proyecto.

 

  • 1