Economía

El Gobierno disuelve la aseguradora de Díaz Ferrán por insolvente

Los clientes de Mercurio serán repartidos entre otras empresas

el 15 mar 2010 / 13:15 h.

Sede madrileña de la aseguradora Mercurio disuelta ayer.

El Ministerio de Economía ha disuelto Seguros Mercurio, sociedad del grupo Marsans, propiedad del presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, y de su socio Gonzalo Pascual, debido a su "grave situación patrimonial y de liquidez", que le iba a impedir afrontar "en las próximas semanas" sus compromisos de pago.

En un comunicado, el departamento de Elena Salgado informó ayer de que la firma Seguros Mercurio será liquidada por el Consorcio de Compensación de Seguros, que previsiblemente recabará ofertas para traspasar a otras aseguradoras las carteras de clientes.

La decisión de Economía, emprendida por la Dirección General de Seguros (DGS), se acomete después de meses en los que se ha intentado que Marsans vendiera la aseguradora, que está especializada en pólizas de transporte y en la cobertura de viajeros. De hecho, el comunicado destaca que los accionistas de Mercurio no habían aportado hasta el momento "soluciones viables tendentes al restablecimiento de la situación patrimonial" en las "numerosas reuniones" mantenidas con la DGS.

Por tanto, Economía justifica que la disolución, que se produce con "carácter inmediato", era "la única alternativa", ya que "los datos de la tesorería facilitados por la propia compañía reflejan que, de no procederse a esta actuación del supervisor, la entidad no podría cumplir sus compromisos de pago en las próximas semanas".

El objetivo es "evitar una posible desconfianza entre los asegurados y beneficiarios respecto de la satisfacción de sus derechos". La Dirección General de Seguros, el supervisor del sector asegurador encabezado por Ricardo Lozano, también ha acordado la revocación de la autorización administrativa concedida a Seguros Mercurio, que operaba desde el año 1988 en ramas relacionadas con los seguros de vehículos de transporte.

En concreto, estaba autorizada a operar en un total de nueve ramas, que van desde pólizas de accidentes hasta asistencia y defensa jurídica.

Mercurio, por su parte, lamentó la decisión de Economía y que no le haya concedido un plazo adicional de 45 días para que buscara la financiación suficiente y recuperara su equilibrio patrimonial.

En un comunicado, el consejero delegado de la firma, Lorenzo Chacón, explicó que la gran competencia, el incremento de la siniestralidad y la caída de los mercados financieros e inmobiliarios provocaron un desequilibrio patrimonial de 9,2 millones de euros y pérdidas de 15,5 millones al cierre provisional del pasado año.

Estos resultados, unidos a la situación patrimonial de la sociedad, hicieron que la compañía mantuviera distintas reuniones con la DGS para intentar restablecer el equilibrio financiero de la firma.

En esas conversaciones, según Chacón, Seguros Mercurio aportó distintos inmuebles, que posteriormente (posiblemente por su menor valor) no fueron válidos como garantía.

"Las cuentas eran terroríficas", señalaron, por su parte, fuentes del sector asegurador, quienes destacaron que la compañía del Grupo Marsans tenía patrimonio negativo, algo inusual entre las aseguradoras. Agregaron que Economía había intentado en las últimas semanas que Mapfre, Mutua Madrileña y la catalana Fiatc adquirieran Mercurio.

Marsans. Con esta disolución se agravan los problemas del Grupo Marsans, en el que, tras la quiebra de la aerolínea Air Comet, las miradas están puestas ahora en Viajes Marsans, cuyos mandos ha asumido personalmente Gonzalo Pascual, después de la dimisión del director general, José María Lucas, y el cese de varios de sus consejeros.

El grupo turístico está inmerso con la banca acreedora, entre la que se encuentran Santander, Sabadell, Caja Madrid, La Caixa y Banesto, en la refinanciación de una deuda de 120 millones, y en la firma de un crédito de 40 millones adicionales para mantener su actividad.

  • 1