Local

El Gobierno eleva al Papa su malestar por el juego electoral de los obispos

La postura de los obispos españoles llegó a oídos del Papa. El Gobierno trasladó ayer al Vaticano su "perplejidad y sorpresa" por la actitud de los obispos, que emitieron una nota sobre lo que no debían votar los católicos. Zapatero advirtió que este escrito abrirá un debate sobre las relaciones Iglesia-Estado. Foto: EFE.

el 14 sep 2009 / 23:34 h.

TAGS:

La postura de los obispos españoles llegó a oídos del Papa. El Gobierno trasladó ayer al Vaticano su "perplejidad y sorpresa" por la actitud de los obispos, que emitieron una nota sobre lo que no debían votar los católicos. Zapatero advirtió que este escrito abrirá un debate sobre las relaciones Iglesia-Estado.

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, indicó ayer que mantuvo conversaciones con el embajador español en la Santa Sede, Francisco Vázquez, que expresó al número dos del Vaticano "el sentimiento de perplejidad y sorpresa" por la postura de los obispos españoles.

Moratinos trasladó el deseo del Gobierno de mantener buenas relaciones con el Vaticano. "Queremos mantener un mejor nivel de la relación con la Santa Sede, pero no entendemos esta postura y lo digo como católico". Moratinos hacía alusión a la nota de la Conferencia Episcopal orientando el voto de los católicos, en la que criticaba la negociación con ETA, el matrimonio gay o la asignatura de educación a la ciudadanía, en clara alusión a medidas adoptada por el PSOE en la legislatura.

Moratinos calificó a la Iglesia de "jerarquía integrista, fundamentalista y neoconservadora" y criticó que utilicen "el terrorismo para dividir a los demócratas"

Además de esta comunicación con el Vaticano, la cúpula socialista no dejó de lanzar sus dardos contra la Iglesia. El presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, y el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, pusieron el acento en la estrecha relación que mantiene el PP con el ala "más radical" de la Iglesia.

"Hay un contrato entre el PP y el sector más duro y radical de los obispos", dijo Zapatero, que incidió en que "su actitud abrirá el debate sobre sus relaciones con el Gobierno". El jefe del Ejecutivo recalcó, por otra parte, que España "tiene derecho a una nueva derecha y un PP que no ponga sus energías y esfuerzos en atacar al Gobierno usando el terrorismo".

Por su parte, Blanco calificó la actitud de los obispos de "hipócrita" y les recordó que cuando "Aznar enviaba a un obispo a negociar con ETA no era pecado".

  • 1