Economía

El Gobierno estudia ahora ampliar los 420 euros a más parados

Las críticas al Gobierno por su nueva iniciativa estrella, la ayuda de 420 euros para parados que hayan agotado su prestación, no cesan. El límite temporal de la medida -sólo aplicable a partir del 1 de agosto- ha airado a los desempleados que llevan más tiempo en esa situación. En este contexto, el presidente estudia ampliarla.

el 16 sep 2009 / 07:24 h.

Las críticas al Gobierno por su nueva iniciativa estrella, la ayuda de 420 euros para parados que hayan agotado su prestación, no cesan. El límite temporal de la medida -sólo aplicable a partir del 1 de agosto- ha airado a los desempleados que llevan más tiempo en esa situación. En este contexto, el presidente estudia ampliarla.

Las críticas no han parado de lloverle desde que a principios de semana entrara en vigor la nueva iniciativa para paliar el impacto laboral de la crisis propuesta por el Ejecutivo. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció ayer que, tras evaluar con los sindicatos la puesta en marcha de las ayudas extraordinarias a desempleados, el Ejecutivo está dispuesto, si así se considerara, a modificar las características de la prestación de 420 euros.

Así lo manifestó el presidente en una comparecencia en Lanzarote, en la que destacó el importante esfuerzo económico que hace el Gobierno español con esta medida, la primera de este tipo que se aprueba en Democracia, recalcó. "Vamos a reunirnos con los sindicatos para evaluar los primeros días de la entrada en vigor de la medida. Evaluaremos con ellos si el decreto en sus términos es adecuado y, en función de ello, si hay que hacer una modificación, la haremos", aseveró.

El pasado 13 de agosto, el Ejecutivo aprobó esta "extraordinaria y limitada" ayuda para los desempleados sin paro desde el 1 de agosto. Por tanto, sólo podrán solicitarla unos 340.000 parados. Quedan fuera 1.235.821 demandantes de empleo no ocupados, que en julio no recibían ningún tipo de prestación o subsidio. Actualmente, el coste de la iniciativa se eleva a 642 millones de euros, según los cálculos del Ejecutivo.

El presidente se comprometió así a dialogar con los sindicatos para hacer "lo más eficaz posible la iniciativa y la prestación desde el punto de vista social, que abarque al número de personas que lo pueden necesitar", al tiempo que solicitó a "todo el mundo" que se entienda que es una medida nueva.

Zapatero consideró "injustas" las críticas de "aquéllos que no han propuesto nada para desempleados y que quieren recortar subsidios y ayudas públicas" y que, según dijo el presidente, han puesto "el grito en los cielos ante la aprobación de esta prestación nueva".

En cuanto al número de personas a las que puede afectar, "aún no podemos determinar, nadie puede determinar, el número de beneficiarios, por tanto, debemos tener todos la prudencia para hacer una evaluación definitiva de resultados", aseveró.

El presidente del Gobierno anunció para el 26 de agosto una reunión con las comunidades, a las que solicitó su colaboración en la entrada en vigor de esta nueva ayuda para las personas que ya no tienen la prestación contributiva o asistencial.

Rodríguez Zapatero consideró que éste "va a ser el periodo de mayor protección y formación ante el desempleo porque la prestación esta pensada para que, a través de un itinerario formativo, las personas que ya no tienen esa prestación por desempleo, puedan cuanto antes tener uno".

El presidente explicó que, al ser una prestación nueva de carácter extraordinario que dura seis meses siempre, surge la duda de "dónde se pone el inicio del derecho a la prestación".

"El Gobierno entendió que una posición razonable era el momento de la aprobación y, lógicamente, va a suponer un esfuerzo económico de las arcas públicas", subrayó.

  • 1