sábado, 23 febrero 2019
11:21
, última actualización
Local

El Gobierno estudia suprimir líneas de tren que tengan pocos usuarios

Blanco anuncia que se dejarán de hacer autovías donde haya autopistas de peaje.

el 15 jun 2010 / 20:35 h.

TAGS:

El ministro de Fomento, José Blanco, ayer en Santander.

El ministro de Fomento, José Blanco, aseguró ayer que el Gobierno tiene que plantearse la supresión de servicios ferroviarios que tienen pocos usuarios si existen alternativas de comunicación, dado que el mantenimiento de las infraestructuras absorbe muchos recursos "que no caen del cielo".


Así lo manifestó en Santander durante su intervención en el curso Tres décadas de economía española en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE).


Blanco afirmó que es necesario plantearse la supresión de algunas líneas que apenas tienen viajeros porque el coste anual de mantenimiento de la red es de alrededor de 1.000 millones de euros. Como ejemplo puso la línea ferroviaria que une Madrid con Burgos y que sólo cuenta con una media de cuatro viajeros diarios. "No quiero engañar a nadie, los recursos públicos a ocho años no permiten avanzar en la construcción de nuevas líneas de tren", dijo Blanco, quien señaló que su Ministerio ya tiene marcado el umbral presupuestario hasta 2017.


Por esta razón, explicó, se está impulsando la financiación público-privada para hacer los kilómetros de autovía y alta velocidad ferroviaria que aún están pendientes, y agregó que los primeros contratos con este tipo de colaboración comenzarán a licitarse antes de que acabe el año.
A este respecto, añadió que se aplazará la construcción de nuevas autovías en los trazados donde ya existen autopistas de peaje. La actual coyuntura lleva a pensar a Blanco que el debate dentro de diez años no será sobre qué infraestructuras hay que hacer, sino cómo se van a mantener las que ya existen, y si todos los ciudadanos tendrán que pagar por unas infraestructuras que sólo utilizan algunos.
En este sentido, aseguró que los modelos de planificación de las infraestructuras de las últimas décadas han estado "por encima de las posibilidades que un país como España se puede permitir".


Según indicó, en periodos expansivos de la economía el reto era "hacer más que el Gobierno precedente", sin pensar que los ingresos fiscales procedentes del sector de la construcción eran coyunturales y no estructurales.


El ministro comentó que en el diseño del Plan Estratégico de Infraestructuras de Transportes 2005-2020 primaron más los millones invertidos o los kilómetros construidos que otras variables como la conectividad, el confort o la seguridad.


Con respecto al transporte aéreo, Blanco prometió que antes de que acabe el periodo de sesiones parlamentario presentará una propuesta de nuevo modelo aeroportuario, que pasa en primer lugar por convertir al gestor público AENA en una sociedad mercantil, para luego incorporar al capital privado. Blanco afirmó que intentará hacer una propuesta lo más atractiva posible para que la iniciativa privada participe en AENA.

  • 1