Local

El Gobierno extiende la búsqueda de la pequeña Mari Luz a Portugal

El angustioso drama familiar por la desaparición de Mari Luz Cortés continúa. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, dio ayer orden de emplear todos los medios que sean precisos para encontrar a la pequeña. La búsqueda se ha ampliado a Portugal. (Foto: Lupe Cejudo).

el 14 sep 2009 / 22:44 h.

TAGS:

L.Correa / Redacción

El angustioso drama familiar por la desaparición de Mari Luz Cortés continúa. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, dio ayer orden de emplear todos los medios que sean precisos para encontrar a la pequeña. La búsqueda se ha ampliado a Portugal.

En una conversación de unos 20 minutos con el delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón, el ministro estableció la prioridad para este caso, tras ser informado de las débiles pistas que se tienen hasta el momento y del tormento que está sufriendo todo el barrio ante la inexplicable ausencia de la niña de cinco años.

De momento, este refuerzo policial se ha traducido en la llegada de efectivos de la Policía y la Guardia Civil desde provincias limítrofes, principalmente desde Sevilla, y no se descarta que aumenten los medios para rastrear cualquier indicio que conduzca hasta Mari Luz. Durante toda la mañana de ayer, un total de 12 agentes de la Unidad de Intervención Policial rastreó a caballo los alrededores de La Ribera en busca de alguna pista, aunque por el momento las batidas no están surtiendo efecto.

López Garzón aclaró que los cien agentes que participan en el dispositivo de búsqueda "se están repartiendo las zonas de trabajo". Éstas se dividen en dos; por un lado, los alrededores del barrio, donde los perros de la Guardia Civil pierden el rastro de la pequeña desparecida el domingo después de comprar un paquete de patatas en un kiosco, y en el resto de la provincia, llegando incluso a la frontera con Portugal. La Guardiña, que ya tiene conocimiento de la desaparición de la menor, colabora en las labores de investigación. Este dato también lo confirmó López Garzón tras asegurar que "existe un protocolo de coordinación con las policías fronterizas que se ha puesto en marcha en el caso de la portuguesa".

Pocas pistas. Por el momento, las pistas son pocas. La niña, que salió sobre las 14.30 horas del domingo de su domicilio, compró un paquete de patatas en un kiosco cercano a su vivienda. El kiosquero y dos amigos más fueron las últimas personas que vieron a la pequeña.

Estos testigos han declarado a la Policía que Mari Luz iba sola, compró el paquete de patatas y se fue en dirección a su casa. Además, aseguraron que en los días previos a la desaparición "una furgoneta blanca marca Wolswagen" merodeaba la zona. En ella, los chicos vieron a varios adultos y niñas que no eran del barrio. La Policía ya tiene los datos de la furgoneta y no descarta que esté estrechamente relacionada con el caso.

  • 1