Economía

El Gobierno griego asegura que el nuevo paquete de austeridad es la única manera de evitar la quiebra

el 10 jun 2011 / 14:54 h.

El ministro de Finanzas griego, George Papaconstantinou, ha defendido el nuevo paquete de medidas de austeridad presentado por el Gobierno, argumentando que es la única manera de evitar la quiebra, y se ha comprometido a aprobarlo en el Parlamento antes de que termine el mes de junio.

Papaconstantinou informó de que el Gobierno estaba considerando presentar un nuevo proyecto de ley en septiembre para reducir el IVA y los impuestos a las empresas, un movimiento dirigido a vencer la resistencia del principal partido de la oposición, Nueva Democracia, a las nuevas medidas.

El Partido Socialista ostenta 156 de los 300 escaños del Parlamente heleno pero cada vez más miembros del partido han mostrado su malestar por las medidas de ajuste. "Comenzamos ahora estas conversaciones e invitaremos a otros partidos a participar", señaló en rueda de prensa.

Por su parte, el primer ministro griego, George Papandreou, insistió durante una intervención en el Parlamento en que Grecia no tiene otra opción y reconoció que "la medicina no es agradable y el tratamiento requiere dedicación y compromiso".

"Ningún primer ministro de ningún país quiere salir con la bandeja de mendigo y recoger el dinero de otros países... Yo desde luego que no, pero lo haré por Grecia", incidió.

Desde la oposición, el líder del partido de extrema derecha LAOS, George Karatzaferis, aseguró a Papandreou que no apoyarían "ninguna propuesta de este Gobierno", que falló con tareas fáciles el pasado año y que ahora debe llevar a cabo tareas aún más complicadas.

Las autoridades europeas han reclamado un mayor consenso político en Grecia antes de dar una nueva ayuda, pero lo oposición se ha mostrado en contra de votar a favor de las nuevas medidas, argumentando que perjudican el crecimiento económico.

Por otro lado, el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schauble, ha solicitado al Parlamento germano que respalde un paquete de ayuda adicional para Grecia, ante el riesgo de "contagio" que existe para el resto de la zona euro y para la economía global, y ha asegurado que la participación del sector privado en la solución de la crisis de deuda de Grecia es "inevitable".  

Asimismo, elogió los esfuerzos realizados por el gobierno griego para llevar a cabos sus reformas, pese a los fuertes recortes que han supuesto para sus ciudadanos, pero incidió en la necesidad de avanzar en ellas, como por ejemplo con la privatización de las empresas públicas, ya que no es suficiente con que la economía helena salga a flote.
 

  • 1