Local

El Gobierno iraquí da un ultimátum a las milicias chiíes para que se rindan

El primer ministro iraquí dio un plazo de 72 horas para que las milicias del clérigo chií Muqtada Al Sadr depongan sus armas mientras se libran los peores combates en Irak de los últimos meses. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 02:17 h.

TAGS:

El primer ministro iraquí, Nuri Al Maliki, dio un plazo de 72 horas para que las milicias del clérigo chií Muqtada Al Sadr depongan sus armas mientras se libran los peores combates en Irak de los últimos meses. El balance de 58 muertos y 250 heridos no alberga esperanzas para la tregua.

Al Maliki dio este ultimátum a la milicia chií, a los que exigió que entregaran las armas, si no quieren que se les apliquen "graves castigos". Los combates se iniciaron casi un año después de que Al Sadr anunciara de forma unilateral el cese de las hostilidades por un periodo de seis meses, que renovó en febrero con el fin de dar una oportunidad al Gobierno para acabar con la violencia.

La medida tomada por el clérigo chií fue considerada uno de los principales factores que contribuyó a la disminución de la violencia en el país a finales de 2007, que volvió a los niveles anteriores al estallido de la violencia en febrero de 2006 y que llevó a Irak al borde de la guerra civil. Los enfrentamientos, comenzaron tras el lanzamiento de una operación de seguridad en Basora, que coincidió con la visita del primer ministro a la ciudad del sur de Irak.

Desobediencia. A la tensa situación hay que sumar la llamada realizada por Sadr a sus seguidores a la desobediencia civil, en protesta por la política del Gobierno, al que acusa de querer desarmar a sus milicias. La situación podría hacer peligrar la frágil estabilidad lograda gracias a la aplicación del plan de seguridad Aplicamos la Ley, lanzado por Al Maliki en 2007.

El levantamiento supone, además de una amenaza política, un reto para el Gobierno y su capacidad de mantener la seguridad en el país, ya que éste es el primer conflicto de envergadura al que se enfrentan las fuerzas iraquíes en Basora desde que en diciembre las tropas británicas traspasaron el control de la seguridad en la provincia. Desde 2003, las tropas de la coalición lideradas por EEUU han cedido a los iraquíes las provincias de Muzana, Zi Qar y Maysan, todas ellas de mayoría chií y al sur del país.

Más allá de Basora, donde han muerto 38 personas, los incidentes se extienden por instantes. En el barrio de Ciudad Sadr, en Bagdad, fallecieron 20 personas y 115 resultaron heridas. Asimismo, en las localidades de Amara e Hilla, ambas decenas de kilómetros al sur de la capital iraquí, al menos ocho militares iraquíes fallecieron y once vehículos blindados fueron incendiados en dos ataques de hombres armados, aunque se desconocía si los atacantes están vinculados a las milicias chiíes de Muqtada al Sadr.

  • 1