Local

El Gobierno niega que tolerase los vuelos secretos de la CIA

Los cables de EEUU revelan que «España no pone reparos» a los tránsitos de reos.

el 02 dic 2010 / 20:59 h.

TAGS:

La ministra de Defensa, Carme Chacón.

Por tercer día consecutivo el Gobierno tuvo que justificar ayer su actuación por las revelaciones del portal Wikileaks: el motivo esta vez fueron los vuelos secretos de los servicios de inteligencia de EEUU. La ministra de Defensa, Carme Chacón, aseguró que el Ejecutivo siempre ha cumplido el Convenio de Defensa, que no autorizaba el paso por España de vuelos de la CIA que transportasen personas o cargas comprometidas para España.

Así lo afirmó al término del pleno del Congreso, al ser preguntada por la última filtración conocida de Wikileaks, según la cual el Gobierno español no puso reparos a que vuelos de la CIA con prisioneros talibanes y de Al Qaeda con dirección a Guantánamo pasasen por territorio español, según un telegrama del entonces embajador de EEUU en Madrid, Eduardo Aguirre.
Chacón aseguró que Defensa siempre dejó "muy claro" a EEUU que el Convenio de Defensa debía cumplirse.

Dicho Convenio establece que aquellos vuelos militares de EEUU que hagan escala en territorio español no deben transportar personas ni carga que puedan ser controvertidas para España. Posteriormente, el Convenio se actualizó con una cláusula que establecía que a partir de 2007 se requería expresamente una autorización para todos los vuelos militares con origen y destino Guantánamo. La ministra apuntó que precisamente España cuenta con un escrito del Gobierno norteamericano en el que se asegura que antes de esa fecha, 2007, nunca se vulneró el Convenio de Defensa.

El secretario de Estado español de Seguridad, Antonio Camacho, también negó ayer que hubiera "algún tipo de connivencia" con EEUU respecto a dichos vuelos de la CIA.

No obstante, los documentos filtrados (cables) por Wikileaks al diario El País reflejan que la entonces vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, aseguró durante un encuentro con Eduardo Aguirre "que España no tiene reparos a los vuelos de inteligencia a través de territorio español". Según el relato del ex embajador, De la Vega "simplemente" reclamó !estar informados para evitar ser pillados desprevenidos".

En junio de 2006, tras un informe del Consejo de Europa en el que acusaba de complicidad en prácticas contrarias a los derechos humanos a una docena de países, entre ellos España, se produjo una reunión entre Eduardo Aguirre y Fernández de la Vega. La vicepresidenta reconoció que el informe del Consejo "había cogido al Gobierno de Zapatero fuera de juego" e insistió en que España no tenía nada que ocultar en este asunto.

Pese a todos los desmentidos, los partidos y asociaciones judiciales continúan pidiendo responsabilidades. ERC reclamó la creación de una comisión de investigación en el Congreso sobre las filtraciones de Wikileaks, una iniciativa que ha tomado a la vista de las relaciones de "servidumbre" que el Gobierno y la Fiscalía han mantenido con Estados Unidos, según dijo a Efe su portavoz, Joan Ridao. También el diputado de IU en el Congreso, Gaspar Llamazares, anunció que su formación, que está personada como acusación en la investigación judicial sobre los supuestos vuelos de la CIA.

Además, los cables enviados por los diplomáticos de EEUU en La Habana a Washington, filtrados por Wikileaks, revelan que Cuba acogió en su territorio a miembros de la banda terrorista ETA y de la guerrilla colombiana de las FARC. El documento, enviado el 27 de febrero de 2009, señala que el Gobierno de Cuba permite a miembros de ETA, de las FARC y de otra organización colombiana, el Ejército de Liberación Nacional (ELN), "disfrutar de descanso y relajo, así como de recibir cuidados médicos".

  • 1