Local

El Gobierno no descarta cerrar Garoña pese al informe del CSN

El secretario de Estado de Energía, Pedro Marín, aseguró ayer que el Gobierno no descarta la posibilidad de cerrar la central nuclear de Garoña a pesar de que el Consejo de Seguridad Nuclear se muestra a favor de ampliar en diez años su licencia de funcionamiento si cumple varias condiciones.

el 16 sep 2009 / 03:58 h.

TAGS:

El secretario de Estado de Energía, Pedro Marín, aseguró ayer que el Gobierno no descarta la posibilidad de cerrar la central nuclear de Garoña a pesar de que el Consejo de Seguridad Nuclear se muestra a favor de ampliar en diez años su licencia de funcionamiento si cumple varias condiciones.

Tras participar en una convención sobre energía eólica, Pedro Marín, secretario de Estado de Energía, aseguró en declaraciones a la prensa que "no hay nada que se halla descartado y cualquier posibilidad está abierta". El informe del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) entró en el Ministerio de Industria el pasado viernes a última hora, por lo que fue ayer cuando empezaron a estudiarlo.

Marín aseguró que lo analizarán con detalle y apuntó que la adopción de una decisión definitiva requerirá tiempo porque se trata de un asunto muy importante y en el que influyen multitud de factores. "En estos momentos no hay ninguna posibilidad descartada", añadió Marín, quien recordó que el Gobierno dispone de un mes para tomar una decisión.

Al ser positivo, el informe del CSN no es vinculante para el Ejecutivo, que podría decretar el cierre de Garoña, diseñada para funcionar hasta 2011. La decisión final sobre el futuro de la central burgalesa será adoptada por el ministro de Industria, Miguel Sebastián, que, dada la relevancia del asunto, podría elevarla al Consejo de Ministros, aunque no está obligado a hacerlo.

Por su parte, el pleno del CSN impuso en su informe 15 condiciones generales (aplicables a todas las instalaciones nucleares españolas) y específicas (identificadas para la presente autorización) a la central de Garoña.

Concretamente, antes del arranque tras parada por recarga de 2011, Garoña tendrá que instalar un sistema de tratamiento de gases radiactivos en caso de accidente, que cumpla con los requisitos de separación física entre los trenes de filtrado y los paneles de control. Además, antes del arranque posterior a la parada de recarga de combustible prevista para 2013, deberá cumplir con el refuerzo de aislamiento de las penetraciones de los muros de contención y de sus pruebas correspondientes en los plazos establecidos por el CSN, mejorar la independencia de los equipos y circuitos eléctricos y, por último, deberá mejorar la protección contra incendios de equipos y sistemas de seguridad.

Igualmente, las modificaciones impuestas requerirán la autorización favorable por parte del organismo regulador. Según explicó Martínez Ten, "con estas condiciones se garantizan las inversiones necesarias, en los plazos previstos", como requisito para que la central pueda seguir operando. Asimismo, estas condiciones se deberán complementar con una serie de Instrucciones Técnicas Complementarias (ITC) que requieren a Nuclenor otras actuaciones de vigilancia, mejora o modificaciones de diseño que el CSN identificó en el transcurso de la evaluación. Entre ellas, Martínez Ten, destacó como de "especial importancia" la continuación del programa de vigilancia de las penetraciones de los accionadores de barras de control y del plan de actuación e inspección de soldaduras de acero inoxidable.

También, será preciso que Garoña mejore la instrumentación de medida de gases de combustibles en la contención. Por último, otra condición obliga al titular a realizar programas o actuaciones de mejora identificados y que se emitirán en una instrucción del CSN.

  • 1