Local

El Gobierno no descarta nuevos ajustes si fallan las previsiones

El líder del PP censura los Presupuestos, que tacha de «antisociales y lamentables».

el 19 oct 2010 / 20:03 h.

TAGS:

La ministra de Economía, Elena Salgado.

El pleno del Congreso sobre el debate de totalidad de los Presupuestos de 2011 se preveía sin sorpresas al asegurarse el Gobierno la mayoría absoluta tras los acuerdos con PNV y CC. Pero dicha falta de sorpresas no evitó que la confrontación, intensidad y crispación marcaran ayer las discusiones en la Cámara Baja.

La primera jornada del debate la abrió la vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, quien dijo que las previsiones económicas del Ejecutivo para 2010 siguen "plenamente vigentes" y confió en que las de 2011 sean igualmente acertadas, si bien aseguró que si son necesarias medidas de ajuste adicionales, éstas se adoptarán "sin vacilar".

Durante su intervención en el debate de totalidad de los presupuestos generales del Estado para 2011 en el Congreso, Salgado reconoció que la economía mundial aún está sujeta a "una elevada incertidumbre", por lo que el Gobierno no vacilaría en adoptar medidas adicionales si llegaran a ser imprescindibles. Asimismo reconoció ante la cámara que el cálculo del Ejecutivo de que el PIB avance el 1,3% el próximo año es "unas décimas superior a la previsión de algunos organismos internacionales", aunque rechazó que contemple un plan B. No obstante, avanzó que frente a la crisis "no caben atajos ni esperar milagros" y dijo que el Ejecutivo continuará adoptando medidas ambiciosas dentro de la Ley de Economía Sostenible, "ya que el crecimiento sostenido y la reducción del desempleo pasan por continuar reduciendo el déficit público".

Ya por la tarde las bancadas del PSOE y el PP volvieron a vibrar durante el rifirrafe que protagonizaron Elena Salgado y el presidente de los populares, Mariano Rajoy. El enfrentamiento entre ambos se centró en buena medida en el acuerdo alcanzado por el PSOE con PNV y CC para la aprobación de las cuentas. Según el líder del PP, con dicho pacto el Ejecutivo paga por aparentar que tiene mayoría parlamentaria cuando lo que hace es prolongar "el "otoño de su decadencia". Salgado, por su parte, aseguró que no pensaba que Rajoy pudiera ser "tan torpe" por criticar estos acuerdos, cuando en 1996 el PP también llegó a pactos presupuestarios con nacionalistas vascos y catalanes, en una época -recordó la vicepresidenta- en la que el ex presidente José María Aznar presumía de hablar catalán en la intimidad.

Fue entonces cuando el alboroto se apoderó de la Cámara Baja, con gritos desde una bancada y otra. El revuelo obligó al presidente del Congreso, José Bono, a tener que intervenir para pedir silencio, una situación que tuvo que repetir en diversas ocasiones durante la casi hora y media que duró el duelo entre Salgado y Rajoy.

De los presupuestos del próximo año, el presidente del PP destacó que son "perniciosos, antisociales y lamentables por sus contenidos, por nacer de espaldas a la realidad, por responder a los apremios de un Gobierno al que intranquiliza su supervivencia".

No fueron las únicas críticas del día. El portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, criticó que sólo se hable del "precio" que el acuerdo supone cuando una de las partes implicadas es el PNV o CiU.

Desde la izquierda, el portavoz parlamentario de ERC, Joan Ridao, alegó que las cuentas del año que viene sólo servirán "para pagar la factura del paro y los intereses de la deuda", porque "son los presupuestos de la crisis, pero no contra la crisis". En el mismo sentido, el portavoz de ICV, Joan Herrera, afirmó que son los peores Presupuestos posibles, antieconómicos y cargados de resignación. En términos similares se pronunciaron los portavoces de IU, BNG, UPyD o UPN. Mientras, el portavoz económico del PNV, Pedro Azpiazu, admitió fuera del hemiciclo que las cuentas son difíciles de apoyar.

Precisamente el PNV abrirá hoy el segundo round en el Congreso de los Presupuestos de 2011.

  • 1