Local

El Gobierno pacta con Cataluña un 'minitrasvase' del Ebro contra la sequía

El minitrasvase del Ebro para frenar la sequía en Cataluña se hará finalmente, pero sólo como "medida urgente". El Gobierno y la Generalitat pactaron iniciar las obras en un mes, pese a las críticas desde Valencia y Murcia. El Ejecutivo costeará las obras. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 03:15 h.

TAGS:

El minitrasvase del Ebro para frenar la sequía en Cataluña se hará finalmente, pero sólo como "medida urgente". El Gobierno y la Generalitat pactaron iniciar las obras en un mes, pese a las críticas desde Valencia y Murcia. El Ejecutivo costeará las obras con la partida de infraestructuras estatales del Estatut.

El minitrasvase del Ebro desde Tarragona aportará 50 hectómetros cúbicos de agua al área de Barcelona procedente de los "excedentes" de los regantes del delta con la interconexión de un trasvase inaugurado en 1989 con la red de la Ciudad Condal. Así lo avanzó la ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, y el conseller catalán de Medio Ambiente, Francesc Baltasar, que destacaron que es una medida "provisional" y de "emergencia" que no "restará ni una gota más de agua del río".

Tanto Espinosa como Baltasar insistieron en que no se trata de un trasvase. Además, explicaron que la tubería que conectará el agua del Ebro con el sistema Ter-Llobregat tendrá 62 kilómetros de longitud y transcurrirá de manera subterránea en su mayor parte, junto a la autopista AP-7 y sus obras comenzarán en mayo y durarán cuatro meses. Su coste estará en torno a los 180 millones de euros y se sufragará con la inversión prevista en la Disposición Adicional Tercera del Estatut.

Así, el importe de la obra no supondrá coste añadido para el Estado, que sí aportará 24 millones para un plan de mejora de los regadíos del Delta del Ebro, que permitirá un ahorro de 50 hectómetros cúbicos a los regantes -los que irán a Barcelona-.

Sobre la inversión, Baltasar explicó que el hecho de que el dinero salga de la inversión estatal prevista para Cataluña responde a que resolver la falta de agua "es una prioridad de inversión". Además, no requerirá declaración de impacto ambiental por tratarse de una medida de emergencia.

Sin embargo, el consejero insistió en que la previsión es no volver a utilizar la infraestructura una vez entre en funcionamiento la desalinizadora de El Prat de Llobregat (Barcelona), prevista para la primavera de 2009. Además, señaló la posibilidad de tener una "barrera" que impida su uso si no se dan las condiciones que lo requieran.

No al Ródano. El acuerdo entre Gobierno y Generalitat se pactó después de que el presidente catalán, José Montilla, descartara de plano llevar adelante la "obra faraónica" del trasvase del Ródano, tal como exigió el líder de CiU, Artur Mas, con el que se reunió ayer. Con esta postura, se rompía cualquier posibilidad de pacto en materia de agua en Cataluña. Además, la Generalitat, explicó, seguirá apostando por las desalinizadoras, el ahorro de agua y la reutilización de pozos.

  • 1