Local

El gobierno pide austeridad a Marbella y se niega a aplazar su deuda

El Ayuntamiento de Marbella no podrá aplazar el pago de los 267 millones de deuda que mantiene con la Seguridad Social, tal y como había pedido al Estado. El Gobierno central considera "insuficiente" el plan de viabilidad presentado por el Ejecutivo del PP y le exigió "un esfuerzo adicional".

el 14 sep 2009 / 19:40 h.

TAGS:

El Ayuntamiento de Marbella no podrá aplazar el pago de los 267 millones de deuda que mantiene con la Seguridad Social, tal y como había pedido al Estado. El Gobierno central considera "insuficiente" el plan de viabilidad presentado por el Ejecutivo del PP y le exigió "un esfuerzo adicional".

La alcaldesa marbellí, Ángeles Muñoz, se sintió "decepcionada" por la negativa del Ministerio de Trabajo, comunicada en una reunión que mantuvo con sus representantes el pasado miércoles en Madrid. En este encuentro, la regidora rechazó rotundamente la propuesta de Hacienda de recortar el número de funcionarios municipales porque "la estabilidad laboral es un compromiso que asumimos" en la campaña electoral, a lo que añadió que quien plantee esta reducción "no conoce la realidad de Marbella".

Muñoz reclamó el apoyo de las administraciones, que "tiene que reflejarse en partidas presupuestarias que todavía no hemos visto". "Yya hemos pasado el tiempo de las buenas palabras, ahora hacen falta obras", aseguró. Y es que no parece que el compromiso al que llegó el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, con la alcaldesa en la reunión del pasado mes de septiembre de mediar con el Ejecutivo haya dado muchos frutos. En ésta, el presidente andaluz mostró su "apoyo total" a un plan para facilitar, con las mejores condiciones posibles, el pago de la deuda del consistorio a la Seguridad Social, para que pueda hacerle frente "sin agobios".

Pese a ello, la Tesorería de la Seguridad Social pidió que se iniciase la amortización de la misma a partir de enero de 2008, tal y como negoció la comisión gestora antes de que el PP ganara las elecciones municipales, y no en 2010, como solicitó el ayuntamiento. La regidora explicó que el plan "austero" presentado recorta el gasto de personal y asume el compromiso de abonar 30 millones de euros anuales en concepto de los pagos de las cuotas de Seguridad Social y Hacienda de los trabajadores municipales.

A pesar de este revés, Muñoz se mostró optimista de cara al próximo encuentro que mantendrá la semana que viene con el ministro de Trabajo, Jesús Caldera. Confía en que la propuesta "perfectamente asumible" sea finalmente aceptada, ya que el ayuntamiento "no puede pagar en unos años una deuda que arrastra desde el 92 y necesita el respaldo de las administraciones".

  • 1