Economía

El Gobierno pone coto a la prejubilación y quiere más años cotizados

Plantea que más gente cotice, como becarios y empleadas de hogar

el 29 ene 2010 / 22:21 h.

Las pensiones están estos días en boca de todos. Después de que el pasado jueves se diera a conocer que el Gobierno propondrá retrasar la edad de jubilación de los 65 a los 67 años, el Ejecutivo dio ayer más detalles sobre la reforma que pretende llevar a cabo en el sistema. Así, la vicepresidenta económica, Elena Salgado, aclaró que se aplicará a partir de 2013, y que se hará de forma gradual hasta 2025.

Salgado justificó la reforma en clave demográfica, ya que en los últimos 35 años se ha triplicado el tiempo de cobro de la pensión de la jubilación, pasando de la media de cinco años de 1975 a la actual de 15 años.

Éstas son las claves de la reforma que plantea el Gobierno, teniendo en cuenta que la edad de jubilación establecida en 65 años lleva implantada en España más de nueve décadas y que, de cumplirse el plazo dado por el Gobierno, sería el primer país europeo en completar la iniciativa.

Jubilación a los 67 años y prejubilación más tardía

El Gobierno quiere retrasar dos años la jubilación, aunque esta medida se hará de forma gradual. Como comienza en 2013, los primeros que tendrán que cumplir con el periodo completo serán los nacidos en 1959, mientras que los que cumplen 62 años en 2010 se verán afectados con dos meses de ampliación, los que tienen 61 con cuatro, y así sucesivamente. En cuanto a la prejubilación, el Gobierno considera que la edad mínima para hacerlo, de 52 años, "debe incrementarse paulatinamente y universalizarse de inmediato". Con ello, el Gobierno espera evitar la fuga de recursos públicos. Además, propone limitar las reducciones de plantilla "en las empresas con beneficios" e imponer "la cofinanciación" del sobrecoste que supone.

¿Cómo afecta a los pensionistas actuales?

Los actuales pensionistas no se verán afectados por la propuesta de reforma del sistema público de pensiones aprobado ayer por el Consejo de Ministros. El documento del Gobierno recoge que, "como es lógico, el mantenimiento de la regla de statu quo, supone no sólo que los actuales pensionistas nunca se verán afectados, sino que los trabajadores más veteranos sólo se verán concernidos de forma muy poco significativa".

Aumento de los años cotizados para calcular la pensión

La propuesta gubernamental incluye ampliar, aunque sin precisar cuánto, la base de cotización a la Seguridad Social sobre la que se calcula la pensión de jubilación, periodo establecido en la actualidad en los 15 años anteriores al retiro. La razón para este cambio es que el cómputo actual perjudica a las personas que dejan de estar empleadas al final de su vida laboral, según explicó Salgado. El Ejecutivo entiende, además, que el cálculo de la pensión debería realizarse sobre los periodos de cotización real, que la capacidad para elegir la base de cotización debería limitarse y que ha de establecerse una única base reguladora para el cálculo de todas las prestaciones.

Revisión de las pensiones de viudedad

El Gobierno propone que se analice si las personas nacidas en las últimas décadas deben recibir o no una renta vitalicia por la pensión de viudedad cuando las convivencias han sido breves y no existen descendientes. Según el texto, las nuevas situaciones sociales hacen conveniente la reflexión sobre esta prestación. Para el Gobierno, es "conveniente" estudiar la posibilidad de que la renta vitalicia se sustituya por un pago único o por una prestación temporal, que no cifra en el texto. Considera que esa modificación es un "paso obligado" para adecuar la prestación a las "nuevas situaciones sociales y a las nuevas formas de familia y convivencia". Esa reforma iría acompañada de cambios en la de orfandad que otorgaran a todos los descendientes los mismos derechos, independientemente de la relación familiar entre los progenitores.

Estudiar la cotización de los trabajadores autónomos

Por otro lado, el documento aprobado por el Gobierno incluye la revisión de la cotización de los autónomos, según lo acordado con el colectivo, para que se adecuen a los rendimientos reales del ejercicio profesional. A continuación, plantea que en los casos de ruptura familiar de los cónyuges que han colaborado con la aportación de su trabajo al mantenimiento de negocios familiares, y que en muchas ocasiones se ven en edades avanzadas, sería necesario reconocer, mediante decisión general, la cotización a la Seguridad Social durante un periodo que permitiera a una persona poder depender más de su trabajo y de sus derechos que de rentas y prestaciones compensatorias o derivadas.

Becarios y empleadas del hogar también cotizan

El Gobierno apuesta por extender a los becarios de postgrado y a las empleadas del hogar la cotización a la Seguridad Social. Justifica la medida por la necesidad de una "generalización de la acción protectora", que demanda "extender la posibilidad de cotizar al sistema de Seguridad Social por cualquiera de los trabajos realizados en todos los sectores de la actividad económica".

  • 1