miércoles, 23 enero 2019
14:16
, última actualización
Economía

El Gobierno prevé que se creen 622.000 empleos en estos dos años y el número de parados se reducirán en 860.000

Eleva el crecimiento del PIB al 1,3% para este año y al 2% para 2015.

el 26 sep 2014 / 15:37 h.

RUEDA DE PRENSA TRAS REUNIÓN CONSEJO DE MINISTROSEl Gobierno ha mejorado sus previsiones macroeconómicas y estima  ahora que el PIB crecerá un 1,3% este año, frente al 1,2% fijado  anteriormente, y que se acelerará al 2% en 2015, frente al 1,8%  planteado en el anterior cuadro macroeconómico, pronóstico que  acompaña a los Presupuestos Generales del Estado de 2015 que ha  aprobado este viernes el Consejo de Ministros. El Ejecutivo ha optado finalmente por mejorar sus estimaciones de  crecimiento pese al parón europeo y al debilitamiento de ciertos  valores en la economía española, aunque, en el caso de 2014, se ha  quedado lejos del 1,5% al que se aspiraba al principio del verano. El Gobierno estima que se crearán 622.000 empleos entre este año y  el que viene, tras seis ejercicios continuados de destrucción de  puestos de trabajo. Así, la tasa de paro acabará 2015 en el 22,2%,  porcentaje inferior al de finales de la legislatura pasada. En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el  ministro de Economía, Luis de Guindos, aseguró que se trata de unas  estimaciones "bastante conservadoras" porque se trata de dar "mucha  credibilidad" a las proyecciones macroeconómicas, y destacó que esta  mejora se produce a pesar de que los organismos internacionales han  revisado ligeramente a la baja sus estimaciones para la Eurozona en  2014. A pesar de ello, el ministro afirmó que se espera que la eurozona  recupere el ritmo de crecimiento el año que viene, gracias a un  entorno financiero y fiscal más favorable y a las medidas de impulso  decididas por el Banco Central Europeo. En este contexto, indicó que  las previsiones aprobadas por el Gobierno para la economía española  son "prudentes y realistas". LA CONSTRUCCION, EN POSITIVO EN 2015. En este escenario, el Ejecutivo pronostica ahora un crecimiento  del 1,3% del PIB en 2014 y de un 2% en 2015 como consecuencia de la  mejora tanto del consumo privado (+2% en 2014 y +2,1% en 2015), como  de la inversión en bienes de equipo (+7% en 2014 y +6% en 2015).  Además, la construcción, que este año restará al crecimiento 3,3  puntos porcentuales, aportará más de tres puntos al PIB el año que  viene, por primera vez desde el inicio de la crisis. Así, la demanda nacional crecerá un 1,4% este año y un 1,8% el que  viene, mientras que el saldo exterior restará en 2014 una décima al  crecimiento, pero sumará dos en 2015, como consecuencia de la mejora  de las importaciones (+4,4% en 2014 y +5% en 2015) y de las  exportaciones (+3,6% este año y del 5,2% en 2015), que se verán  favorecidas por la mejora del tipo de cambio y la esperada  recuperación de las economías europeas. La reactivación de la economía española vendrá acompañada de un  progresivo fortalecimiento del empleo, en un contexto de moderación  de los costes laborales y de flexibilidad del mercado de trabajo.  Así, las nuevas previsiones del Gobierno contemplan un aumento del  empleo del 0,7% de media anual este año y un aumento del 1,4% el que  viene. De esta forma, en términos de Encuesta de Población Activa (EPA),  se prevé la creación neta de 622.000 empleos en estos dos años, al  tiempo que el número de parados se reducirá en 860.000 en este mismo  periodo. Con ello, la tasa de paro disminuirá este año al 24,7% y al  22,2% en 2015. MAS CRECIMIENTO QUE EN EUROPA. De Guindos basó esta mejora de la economía española, a pesar de la  ralentización de Europa, a las reformas llevadas a cabo por el  Gobierno y a un escenario macroeconómico que se basa en la creación  de empleo, el tono positivo de las expectativas tanto de consumidores  como de empresas, la moderación de precios y salarios, la mejora  gradual de las condiciones financieras para empresas y familias, la  reforma fiscal y el dinamismo del sector exportador. El ministro también resaltó que el efecto combinado del progresivo  aumento del consumo y la moderación de los costes laborales unitarios  permitirán "modestos" aumentos de la inflación, con lo que seguirán  las mejoras de competitividad, al tiempo que se favorecerá el  mantenimiento del poder adquisitivo de las rentas. Por último, el titular de Economía aseguró que se los Presupuestos  del próximo año certifican una "recuperación acelerada" porque se  siguen corrigiendo los desequilibrios acumulados durante la crisis  económica,  a pesar de que incluyen un deterioro del entorno más  cercano.

  • 1