Economía

El Gobierno promete no congelar los sueldos a los funcionarios

Aunque no concretó en qué porcentaje subirán los sueldos de los funcionarios en 2010, el Ejecutivo se comprometió el viernes con los sindicatos a no congelarlos. Eso sí, les pidió contención salarial. A la salida de la reunión, todas las partes coincidieron en que existe voluntad para llegar a un acuerdo.

el 16 sep 2009 / 08:31 h.

Aunque no concretó en qué porcentaje subirán los sueldos de los funcionarios en 2010, el Ejecutivo se comprometió el viernes con los sindicatos a no congelarlos. Eso sí, les pidió contención salarial. A la salida de la reunión, todas las partes coincidieron en que existe voluntad para llegar a un acuerdo.

El Gobierno anunció ayer a los sindicatos el compromiso de que los empleados públicos no pierdan poder adquisitivo en los próximos tres años, al tiempo que les pidió "contención" en la subida salarial debido a la actual situación de crisis económica.

Así se lo hizo saber la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, a los secretarios generales de las federaciones de Servicios Públicos y para la Ciudadanía de UGT y de CCOO, Julio Lacuerda y Enrique Fossoul, y al presidente del sindicato independiente CSI-CSIF, Domingo Fernández.

Al término de la primera reunión formal para reanudar el diálogo social de la función pública, la secretaria de Estado del ramo, Carmen Gomis, confirmó que "hay bases para el acuerdo" porque "existen objetivos comunes", a pesar de que destacó que todavía hay "diferencias y discrepancias", que prefirió no señalar.

De esta forma, dijo que Fernández de la Vega ha planteado a los sindicatos un acuerdo sobre tres puntos concretos: "Un plan salarial que asegure que en ningún caso habrá pérdida de poder adquisitivo, el desarrollo del Estatuto Básico del Empleado Público y la adecuación de una oferta de empleo público a las nuevas necesidades de la sociedad".

No obstante, tras señalar que la reunión se desarrolló en un ambiente "cordial y constructivo" apuntó que "hay discrepancias", aunque puntualizó que "no hemos hecho más que empezar y existe voluntad por parte de todos, y voluntad decidida del Gobierno, para llegar a un acuerdo para esta legislatura".

El dirigente de UGT, Julio Lacuerda, explicó que la vicepresidenta les reclamó "contención salarial" y dejó claro que en esta reunión "no se ha discutido" la propuesta de los sindicatos en torno a la subida del 1% del salario de los funcionarios para 2010 e incrementos según el Índice de Precios al Consumo (IPC) en los dos años siguientes.

"No se ha discutido la propuesta ni ha habido contraoferta", dijo, tras señalar la secretaria de Estado de la Función Pública que los documentos de UGT, CCOO y el de CSI-CSIF serán "estudiados" con detenimiento.

Lacuerda señaló que hoy continuarán las reuniones para "no demorar un acuerdo" y terminar antes del 25 de septiembre, fecha límite para que el Consejo de Ministros apruebe el anteproyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2010, donde deben incluirse las evoluciones salariales de los funcionarios. "En materia salarial el Gobierno no nos ha dicho por donde pueden ir los tiros pero ha afirmado que no tiene la menor intención de que los empleados públicos pierdan poder adquisitivo", aseveró.

Por su parte, el secretario general de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO, Enrique Fossoul, dijo que "algunos estamos escarmentados de que esas cláusulas no se cumplan".

Por su parte, el presidente del CSI-CSIF, Domingo Fernández, aseguró que su sindicato está "razonablemente contento por el compromiso del Gobierno de mantener el poder adquisitivo de los empleados públicos".

  • 1