Economía

El Gobierno rebaja el IVA a la compra de vivienda nueva para dar salida al ‘stock’

Se trata de una medida "excepcional" con fecha de caducidad el próximo 31 de diciembre y que deja el tipo a pagar en el 4% frente al 8% anterior.

el 19 ago 2011 / 12:10 h.

El Gobierno ofreció ayer un aliciente extra para animar la compra de vivienda de nueva construcción al aprobar una rebaja temporal del IVA, que pasa a un tipo superreducido del 4% frente al 8% que se pagaba desde el 1 de julio de 2010, cuando el Ejecutivo lo subió un punto.

Se trata de una medida "excepcional" y de carácter temporal, ya que solo tendrá validez hasta el próximo 31 de diciembre, y que llega para dar salida al abultado stock de vivienda -unos 700.000 inmuebles-, según explicaron ayer los ministros de Fomento y Economía, José Blanco y Elena Salgado.

Y se incluye en el decreto-ley para acelerar la reducción del déficit público aprobado ayer por el Consejo de Ministros y que se llevará al Congreso el próximo martes con objeto de que entre en vigor de inmediato. Junto a la rebaja del IVA, recoge la reforma parcial del Impuesto de Sociedades y la reducción del gasto farmacéutico mediante el mayor uso de medicamentos genéricos, medidas que procurarán un ahorro de 5.000 millones este año.

¿Cómo se traduce la rebaja en el IVA? Pues para una vivienda de unos 200.000 euros, el precio se verá reducido en unos 8.000 euros, la mitad de lo que se paga actualmente por el IVA (16.000 euros), según detalló Blanco. "Pretendemos dar salida al stock de viviendas y reactivar el sector de la construcción, donde hay demanda potencial", pero con tantas existencias, "es muy difícil el acceso al crédito", explicó.

Por su parte, la vicepresidenta económica, Elena Salgado, aseguró que el impacto recaudatorio que tendrá el recorte del IVA será "previsiblemente positivo", pues agilizará la adquisición de inmuebles. "En el caso de una vivienda que no se vende su ingreso de IVA es cero. Los datos de los últimos meses muestran que la venta de viviendas ha caído más de lo que es razonable esperar", dijo la vicepresidenta, que abundó además en que esta medida podría favorecer el crédito, ya que contribuirá a "descargar" los balances de las entidades financieras, que en los últimos tiempos han acumulado un gran volumen de activos inmobiliarios.

En esta línea, Blanco recordó que tanto los promotores como las entidades financieras habían pedido al Gobierno medidas excepcionales para liberar parte del stock de vivienda y abrir el grifo del crédito.

Salgado, por su lado, aseguró que sigue considerando la limitación de la deducción por vivienda -que comenzó a aplicarse a principios de este año- como una "buena decisión" y reafirmó el compromiso del Gobierno con el alquiler. "Esta medida no tiene que hacernos olvidar nuestra determinación de seguir favoreciendo ese mercado".

El decreto-ley aprobado, que el Gobierno espera que sea convalidado por el Congreso en un pleno extraordinario, también incluye cambios en el Impuesto de Sociedades para las empresas cuya facturación sea superior a los 20 millones de euros (y que representan el 0,5% del total de compañías que tributan por este impuesto, unas 3.900) y medidas para reducir el gasto farmacéutico, que propiciarán un ahorro "estructural" al Estado y a las comunidades autónomas de 2.400 millones anuales y 167 millones al conjunto de los ciudadanos.

ADELANTO DE PAGOS. Para los años 2011-2013, el porcentaje de cálculo de los pagos fraccionados que realizan las grandes empresas en el Impuesto de Sociedades se verá incrementado más allá del 21% actual. Así, para las compañías que facturen entre 20 y 60 millones, ese porcentaje pasará al 24%, mientras que para las que facturen más será del 27%.

Salgado subrayó que estos anticipos no supondrán un "perjuicio sustantivo" para las grandes empresas, pues las que facturen de 20 a 60 millones solo tendrán que anticipar unos 51.000 euros y las que facturen al menos 60 millones deberán adelantar unos 255.000 euros. "Son cifras muy limitadas y asumibles", apuntó la vicepresidenta, al tiempo que recordó que los ciudadanos ya anticipan sus pagos a Hacienda a través de las retenciones en el IRPF.

La norma también establece límites, con carácter temporal, a la compensación de las bases imponibles negativas de ejercicios anteriores. Del 100% actual se pasa al 75% para las empresas que facturen entre 20 y 60 millones y al 50% para las que facturen más. Estos cambios implicarán una recaudación adicional este año de 2.500 millones de euros y algo más de 400 millones adicionales en 2012 y en 2013.

Salgado incidió además en que esta reforma no supone una modificación "en profundidad" de esta figura tributaria, ni de su estructura, ni de sus tipos. Tampoco implica que las grandes empresas vayan a pagar más ni que vayan a perder deducciones. "Solo supone el anticipo de pagos fraccionados y el retraso de algunas deducciones".

La vicepresidenta se reafirmó en el objetivo de déficit de este año (6% del PIB) y aseguró que estas medidas permitirán tener un margen adicional que proporcionará "mayor seguridad y confianza en que vamos a cumplir los objetivos", concluyó.

  • 1