Economía

El Gobierno rechaza subir la luz un 31% en enero como propone la CNE

La Comisión Nacional de la Energía (CNE) puso el viernes sobre la mesa su propuesta de revisión de la tarifa eléctrica para el primer trimestre del año, con una subida del 31% en la factura de la luz de los consumidores domésticos. Gobierno, oposición y consumidores no tardaron en reaccionar rechazando por desproporcionado este aumento.

el 15 sep 2009 / 18:01 h.

La Comisión Nacional de la Energía (CNE) puso el viernes sobre la mesa su propuesta de revisión de la tarifa eléctrica para el primer trimestre del año, con una subida del 31% en la factura de la luz de los consumidores domésticos. Gobierno, oposición y consumidores no tardaron en reaccionar rechazando por desproporcionado este aumento.

Como todos los años por estas fechas, da comienzo el tradicional tira y afloja entre la Comisión Nacional de la Energía y el Gobierno para fijar cuánto debe subir el recibo de la luz. El globo sonda lanzado por la CNE apunta alto, con una propuesta de subida del 31% para los clientes domésticos a partir del 1 de enero de 2009, que no hizo esperar la respuesta del Ejecutivo. Primero, del ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, quien tachó de "barbaridad" esa proposición, que consideró que "no es razonable ni seria".

En sintonía, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, comentó desde Bruselas que es un planteamiento que "no merece ni la pena ser tomado en consideración", ya que se encuentra "alejadísimo" de los objetivos del Ejecutivo.

Todos los años se repite la misma historia cuando llega el momento de establecer la subida trimestral de la luz, si bien la próxima viene marcada por la asfixia de las familias ante el contexto de crisis económica.

El Consejo de la CNE argumentó que sus cálculos persiguen que las nuevas tarifas reflejen todos los costes del sistema y no generen el denominado déficit tarifario (situación que se produce cuando los ingresos de las tarifas son insuficientes para cubrir la factura global del sistema eléctrico) y que asciende a 4.750 millones. Si no existiera este déficit, la tarifa eléctrica debería subir sólo un 3%, según el regulador.

La propuesta aprobada, que no es vinculante para el Gobierno, se basa en los datos provisionales disponibles, por lo que deberá ser actualizada en diciembre en el informe sobre la propuesta que haga el Ministerio de Industria.

El regulador energético viene proponiendo incrementos significativos de la luz desde hace tiempo para evitar que el déficit continúe creciendo, pero el Gobierno ha optado por subir menos la electricidad. En el tercer trimestre propuso que subieran un 11,3%, mientras que el Ministerio acordó un incremento del 5,6% (subida que se sumó a la del 3,3% de enero). En septiembre estimó que debía oscilar entre el 2,8 y el 10,4% y el departamento que dirige Miguel Sebastián decidió congelarlas.

La mayor subida ahora de la CNE se explica porque las propuestas anteriores recogían únicamente el aumento del coste de la energía, mientras que en enero de cada año se actualizan también las tarifas de acceso, que retribuyen el transporte y la distribución y otros costes del sistema. Tanto el PP como las asociaciones de consumidores tildaron de "despropósito" la propuesta del regulador y emplazaron al Ejecutivo a aprobar subidas más acordes a la actual situación que atraviesan las economías domésticas.

  • 1