Economía

El Gobierno se encomienda a un milagro en el crudo para recortar el IPC

El continuo encarecimiento del crudo y, en menor medida, de los alimentos, ha elevado de nuevo la tasa de inflación interanual, que en junio alcanzó el 5%, cuatro décimas más que en mayo y la más alta de los últimos trece años. Pesimismo entre los analistas.

el 15 sep 2009 / 07:49 h.

El continuo encarecimiento del crudo y, en menor medida, de los alimentos, ha elevado de nuevo la tasa de inflación interanual, que en junio alcanzó el 5%, cuatro décimas más que en mayo y la más alta de los últimos trece años. Pesimismo entre los analistas.

Además, según los últimos datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la inflación subyacente -que excluye los precios de la energía y los alimentos frescos- no varió respeto a mayo y se mantuvo en el 3,3%, y el diferencial de precios de España con la Zona Euro también se mantuvo en 1,1 puntos.

En cuanto a la subida mensual, el Índice de Precios de Consumo (IPC) aumentó en junio seis décimas, lo que supone la mayor escalada que se produce en este mes desde 1993, cuando comenzó a elaborarse la serie histórica, y duplica a las más elevadas registradas hasta ahora, y que tuvieron lugar en el mismo mes de 2000 y 2001, con 'el 0,3%.

Tras conocer estos datos, el vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, subrayó la influencia en la inflación del encarecimiento del petróleo, que ha subido el 86% en un año, y de la subida de alimentos como el pescado y las patatas por la huelga de transportistas.

Así, explicó que de las cuatro décimas interanuales de incremento del IPC de junio, dos y media se deben a los carburantes y una a los alimentos, al tiempo que insistió en que el alza de los precios es un fenómeno internacional y auguró una moderación de los mismos a partir del verano, "si no hay sorpresas" con el petróleo. Pero tales sorpresas pueden llegar, a tenor de la evolución del oro negro en el mercado

Si se analiza la cesta de la compra española por grupos de productos, desde junio de 2007, el transporte ha subido el 10% por el alza de los carburantes, mientras que los alimentos lo han hecho un 7,2%, principalmente por el pescado, las patatas y el pollo, y la vivienda el 6,9%, por el gasóleo para calefacción.

Mientras, los precios de los hoteles, cafés y restaurantes han subido en un año el 4,8%, los de bebidas alcohólicas y tabaco, el 4,1%; los de la enseñanza, el 3,8%; y los de otros bienes y servicios, el 3,5%, en este caso por el incremento de los seguros para automóviles.

Si el desglose se hace por productos, desde junio de 2007, los carburantes y combustibles acumulan un encarecimiento del 24,6%, los productos energéticos, del 19,2% -el 16,8 y el 13,5%, respectivamente, en lo que llevamos de 2008-, y los alimentos frescos, del 5,1%.

Y dentro de los alimentos, destacan las subidas acumulada en un año por la leche (23,6%), los huevos (13,4%), el pan (11%) y los cereales y productos lácteos (más del 10%). Por el contrario, en junio sólo bajaron los precios del vestido y calzado, el 1,1%, debido al anticipo de las rebajas comerciales de verano en algunas comunidades, el ocio y la cultura, el 0,5%, y medicina, el 0,2%.

El INE también difundió ayer el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA), y cuya tasa interanual alcanzó el 5,1%, cuatro décimas más que en mayo. Por comunidades autónomas, la más inflacionista fue Canarias, donde los precios subieron en junio el 0,8%, seguida de Aragón, Castilla La Mancha, Cataluña y La Rioja (0,7%).

¿Y ahora, qué? Solbes habla de moderación siempre y cuando no haya sorpresas con el petróleo. En cambio,la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) prevé que la tasa de inflación alcance en agosto el 5,7%, y se moderará posteriormente hasta cerrar el año en el 4,6%, siempre teniendo en cuenta que el barril de petróleo se mantenga en torno a 140 dólares hasta final de año. Poco a poco, los analistas van sumando décimas a sus estimaciones iniciales.

  • 1