Economía

El Gobierno se reserva 368 millones para las pensiones

Con el objetivo de que los pensionistas no pierdan poder adquisitivo, el Consejo de Ministros autorizó destinar 368,2 millones al abono de la paga de las pensiones que las clases pasivas recibirán en 2008.

el 14 sep 2009 / 20:14 h.

Con el objetivo de que los pensionistas no pierdan poder adquisitivo por el desvío de la inflación, el Consejo de Ministros autorizó destinar 368,2 millones del Fondo de Contingencia de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2008 al abono de la paga de las pensiones que las clases pasivas recibirán el ejercicio próximo.

Esos 368.190.000 euros servirán para evitar la pérdida de poder adquisitivo que sufrirán los pensionistas de clases pasivas (funcionarios jubilados civiles y militares) debido a que la inflación real supera a la prevista, así como para consolidar esa paga en sus nóminas.

La dotación es parte de la que el Gobierno tendrá que desembolsar a principios del año próximo para compensar la pérdida de poder adquisitivo de todos pensionistas -clases pasivas y régimen general- a consecuencia del aumento de la inflación por encima del objetivo fijado. La tasa interanual de inflación se situó en octubre en el 3,6%, 1,6 puntos por encima de la prevista (del 2%) por el Banco Central Europeo (BCE) para los países de la zona euro.

El dato del IPC de noviembre, que se conocerá el mes próximo, sirve para fijar la paga que recibirán el año que viene tanto los pensionistas de las clases pasivas como los del régimen general para compensar la pérdida de poder adquisitivo consecuencia del aumento de la inflación. Según los cálculos de la Seguridad Social, cada décima en que la inflación supere el objetivo del 2% tiene un coste de 72 millones de euros (más otros 72 millones para que se consolide en la nómina).

De acuerdo con el dato de octubre, el coste de la desviación de la inflación costaría unos 2.304 millones de euros (1.152 millones para pagar la desviación y otro tanto para la consolidación).

El vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, reconoció que la cifra de IPC de octubre "no es un buen dato", aunque consideró que "no hay que rasgarse las vestiduras" y auguró que en 2008 los precios agrícolas no tendrán un incremento "tan brutal" como en 2007.

Según el vicepresidente, el aumento de la inflación registrado en octubre se ha debido al petróleo y a un "año atípico" en los precios agrícolas, por lo que confía en que la "flexibilidad" de la economía española le permita absorber "los impactos externos sin efectos de segunda vuelta". En su opinión, la subida de la inflación es "temporal" y cambiará en 2008. El Gobierno cree que el IPC podría cerrar en 2007 en el entorno del 3,6 por ciento, según el secretario de Estado de Economía, David Vegara.

  • 1