Local

El Gobierno y el Consistorio granadino se acusan de no disolver la protesta del 15-M

La acampada de indignados en Málaga obliga a cambiar de ubicación los actos institucionales del Día de las Fuerzas Armadas previstos para hoy

el 27 may 2011 / 19:47 h.

TAGS:

La acampada de un centenar de activistas que desde hace dos semanas está instalada en la céntrica plaza del Carmen se ha convertido en un motivo de enfrentamiento entre el Gobierno central y el Ayuntamiento granadino. El llamado movimiento del 15 de Marzo -de indignación ciudadana ante el contexto sociopolítico y económico que atenaza al país- se ha prolongado más de lo esperado. Es lo que piensan los comerciantes de la plaza ocupada, que denuncian las pérdidas que están sufriendo en sus comercios desde el inicio de la protesta. Algo parecido está ocurriendo en la Puerta del Sol, en Madrid, cuyo desalojo está previsto mañana.

En Granada, en cambio, el levantamiento de la acampada se antoja difícil, porque el subdelegado del Gobierno en la capital, Antonio Cruz, y el alcalde José Torres Hurtado, se acusan mutuamente de hacer dejación de funciones al respecto. Cruz aseguró ayer que la responsabilidad del desalojo no es competencia directa de la Policía Nacional, sino del consistorio, y que en todo caso le ofrecería una "ayuda auxiliar". El portavoz municipal Juan Antonio Mérida no tardó en llamar "inútil" a Cruz y censuró la "desfachatez" de sus palabras.

En Barcelona, la Policía Nacional colaboró ayer en el desalojo de los indignados asentados en Plaza de Cataluña a petición de los Mossos d'Esquadra (policía autonómica). En Madrid, el Gobierno regional de Esperanza Aguirre le ha pedido al Ministerio de Interior que le ayude a vaciar la Puerta del Sol alegando problemas de insalubridad. El portavoz del Gobierno en Granada sostiene que la acampada es "una ocupación de la vía pública" que no se acoge a "ninguna ley de derecho de reunión" y "que no ha producido desórdenes". "La desfachatez es tremenda", le respondió el Ayuntamiento, "si hay una manifestación tiene que autorizarla la Subdelegación pero si de pronto se sientan en Gran Vía, a partir de ese momento se convierte en una ocupación de vía pública, qué sueldo más perdido". En lo que sí coinciden ambas instituciones es en que la acampada debería disolverse porque "ya no tiene sentido". Ayer, el Consistorio de El Puerto también se negó a disolver la protesta del 15-M de hoy, pese a que la Subdelegación del Gobierno en Cádiz la prohibió. En Málaga, la acampada en la Plaza de la Constitución ha obligado a cambiar los actos del Día de las Fuerzas Armadas de hoy a la Plaza de Toros.

 

  • 1