jueves, 13 diciembre 2018
01:51
, última actualización
Deportes

El gol del 94' libra al Betis de caer en el descenso

el 11 dic 2011 / 20:05 h.

Los jugadores del Betis celebran el 2-1 del sábado.
Terminó la decimoquinta jornada de Liga y el Betis está relativamente cómodo en la decimocuarta posición. El relativismo se debe a que el puesto no está mal, teniendo en cuenta que era cuarto por la cola antes de enfrentarse al Valencia, pero al mismo tiempo su ventaja sobre la zona de descenso no ha variado un ápice, ya que sigue siendo de un solo punto. La razón, obviamente, es que varios de los conjuntos de la parte baja han ganado. El Sporting es uno de ellos (1-3 en Vallecas), aunque eso no le libra de la antepenúltima plaza, con 15 puntos. Entre los gijoneses y el Betis hay ahora tres rivales: Villarreal (15), Rayo (16) y Granada (16). Y la conclusión es evidente: si los verdiblancos no hubiesen remontado el 0-1 contra el Valencia, hoy aparecerían en todas las clasificaciones como equipo de descenso.

El Betis, en efecto, sería tercero por la cola tanto con el 0-1 que señalaba el marcador del Villamarín en el minuto 90 como con el 1-1 que lucía tres minutos después. Por tanto, la segunda diana de Rubén Castro es la que libra a la escuadra de Pepe Mel de caer en el abismo por primera vez en todo el curso.

La importancia de lo que logró el Betis entre los minutos 90 y 94 de su partido ante el Valencia es actual, por lo que supone en la clasificación, y también histórica, por su condición de remontada inédita para el equipo de La Palmera en Primera. Hubo veces en que estuvo cerca, como en la campaña 07-08, cuando batió al Zaragoza (2-1) con dos goles de Pavone en el 80 y el 90. O también en la 02-03, cuando remontó un 1-2 ante la Real Sociedad con un tanto de Filipescu en el 86' y otro de Fernando, de penalti, en el 90'. O, un poco más lejos, en la 63-64, cuando le hizo una faena al Murcia tras ir 2-1 con un gol de Luis Aragonés en el 88' y otro de Ansola en el 89'.

  • 1