Deportes

El GP de Europa fue para Massa

El brasileño Felipe Massa (Ferrari) hizo historia al proclamarse primer vencedor del Gran Premio de Europa que se disputa en Valencia, en una prueba en la que el infortunio se cebó con el español Fernando Alonso (Renault), que se vio obligado a abandonar durante la primera vuelta de la carrera. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 10:33 h.

El brasileño Felipe Massa (Ferrari) hizo historia al proclamarse primer vencedor del Gran Premio de Europa que se disputa en Valencia, en una prueba en la que el infortunio se cebó con el español Fernando Alonso (Renault), que se vio obligado a abandonar durante la primera vuelta de la carrera.

El trazado urbano de Valencia vio cómo conseguía la segunda plaza el británico Lewis Hamilton (McLaren-Mercedes), mientras que el polaco Robert Kubica (BMW Suber) completó el podio con un gran tercer puesto.

Massa hizo buena la 'pole' lograda el sábado y devolvió a Ferrari a lo más alto del cajón después de tres grandes premios en los que la 'Scudería' no había podido lograr la victoria, desde el triunfo conseguido por el propio brasileño el 22 de junio en el Gran Premio de Francia.

La segunda plaza obtenida por Hamilton le permite salir con una ventaja mayor con la que llegó al GP de Europa, ya que ahora cuenta con 70, seis puntos de ventaja, aunque ahora con respecto a Massa (64), que pasa a ser segundo en la clasificación provisional de pilotos tras quedarse sin puntuar su compañero, el finlandés Kimi Raikkonen (Ferrari), que ahora es tercero (57).

Precisamente, si la cara del GP de Europa fue Massa, la cruz fue su compañero Raikkonen, ya que además de verse obligado a abandonar por un problema mecánico, segundos antes había arrollado a uno de sus mecánicos cuando efectuaba su segunda parada en boxes.

Alonso tampoco tuvo la suerte de cara. Después de completar la peor clasificación de la temporada el sábado, con una duodécima posición en la parrilla, en carrera la situación empeoró aún más.

El piloto japonés Kazuki Nakajima embestía con su Williams al R28 de Alonso, que, de inmediato, perdía su alerón trasero y dejaba inservible su cambio de marchas, al tiempo que el coche sufría daños en la suspensión trasera que le obligaron a abandonar la carrera antes de que se completase el primero giro de los 57 que los pilotos debían dar al trazado.

no pudo ser. Así, en la temporada en la que España ha contado con dos grandes premios, Alonso se ha visto perseguido por la mala suerte en ambos casos, ya que en Montmeló, en el Gran Premio de España, un problema mecánico le impidió acabar la carrera, mientras que una colisión en Valencia ha provocado el mismo resultado.

A pesar de la mala suerte de Alonso, la carrera resultó ser más limpia de lo esperado con muy pocos incidentes. Muchos de los pilotos que partían en posiciones retrasadas en la parrilla se encomendaron, al igual que el asturiano, a la salida de un 'safety car' que les beneficiara a la hora de escalar posiciones. Sin embargo, la carrera, a pesar de ser en un trazado urbano fue especialmente tranquila, con tan sólo dos banderas amarillas.

La primera, la protagonizó el alemán Adrian Sutil (Force India) al salirse en la curva dos, la de la grúa, y romper la rueda derecha delantera. Rápidamente fue retirado por las asistencias y los comisarios de pista.

La segunda fue para Raikkonen cuando rompió el motor tras pasar por la línea de meta cuando iba sexto y dejó una blanca humareda. Segunda rotura de los Ferrari después de la que tuvo Massa en Hungría en el último Gran Premio, aunque el resultado del brasileño compensó la negativa racha de la escudería italiana.

Para BMW fue una carrera agridulce, ya que el podio de Kubica -aunque a una distancia considerable de Massa y Hamilton-, no estuvo secundada por una buena actuación del alemán Nick Heidfeld, que pese a salir octavo acabó en la novena posición.

Otros de los que se van satisfechos de la primera carrera de Fórmula Uno en Valencia son el italiano Jarno Trulli (Toyota) y el joven alemán Sebastian Vettel (Toro Rosso), que acabaron en quinta y sexta posición, respectivamente. Vettel fue muy rápido durante todo el fin de semana.

En cuanto a la respuesta del público, no hubo ninguna duda de que fue muy buena, con todas las localidades vendidas y una presencia total en la carrera de 115.123 espectadores y un global de 212.134 durante viernes, sábado y domingo.

Ahora, tras la carrera que discurrió por las inmediaciones del puerto de Valencia, la siguiente cita traslada el certamen de la Fórmula Uno al circuito de Spa-Francorchamps (Bélgica), el próximo 7 de septiembre.

  • 1