Deportes

El Gran Canaria estrenó su casillero de victorias como visitante ante el Cajasol

No lo habían conseguido en todo lo que va de temporada y lo tuvo que hacer ante el Cajasol de Comas. El Kalise Gran Canaria derrotó a los sevillanos en San Pablo 89-98. Se complica el futuro para los de Manel Comas.
(Foto: EFE)

el 15 sep 2009 / 00:17 h.

El Kalise Gran Canaria rompió su negativo palmarés en el Palacio de los Deportes sevillano y logró, diecisiete años después, un triunfo -el segundo de la historia- frente el Cajasol -antes Caja San Fernando- en un partido disputado que los canarios controlaron con mucho temple desde el segundo cuarto.

Al comienzo del partido se mostraron muy activos los aleros de los respectivos equipo: Moran, autor de un triple, y su par, el polaco Ignerski, autor de dos (8-8, m.3).

Una canasta de tres de Miso, recién salido, volvía a poner por delante a los sevillanos (19-17, m.8) y Maldonado incorporó a Freeland -Savané estaba inédito ante los 2,17 cm. de Betts-, Guerra y David, éste para dar descanso a un brillante Caner-Medley (siete puntos).

Los cambios en los quintetos beneficiaron al Kalise Gran Canaria, que endosó al cuadro sevillano un parcial de 0-7 que le permitió cerrar el primer cuarto con ventaja (21-24).

En la segunda mitad, Mario Fernández asumió la dirección en el cuadro canario y Maldonado siguió rotando a sus hombres para mantener el nivel físico.

El mando en el marcador seguía teniendo color amarillo (28-31, m.16), pero el Cajasol no desfallecía y se mantenía en ataque.

La incorporación de Ignerski aportó nuevos aires a los locales. Siete puntos consecutivos suyos devolvieron al Cajasol el liderato en el luminoso (37-36, m.19), aunque un parcial de 0-6 recompuso la situación y llevó al Kalise Gran Canaria a su máxima ventaja (37-42, m.20), luego repetida al descanso (39-44).

En los primeros minutos de la segunda mitad, la brecha en el luminoso se abrió hasta los nueve puntos (42-51, m.24). Los insulares firmaron un parcial de 0-9 que les permitió disfrutar de hasta trece tantos de ventaja (42-55, m.26).

El encuentro llegó al punto en el que las acciones doblaron su valía. Cuatro buenísimas defensas del Gran Canaria y dos cestas, a cargo de Savané y Norris, dieron a los amarillos una ventaja que parecía suficiente (65-75, m.35).

Al Cajasol le había faltado -salvo a Ignerski- acierto en todo el partido y con cinco minutos por delante no pudo revertir esta tendencia, pese al desesperado tirón que impulsó Miles y que acercó a los andaluces a sólo cuatro puntos (77-81, m.38).

Un triple de Guerra y los tiros libres de Norris, tras el tiempo muerto de Maldonado, confirmaron el triunfo canario.

  • 1