Local

El Gran Poder debatirá antes de fin de año si pueden procesionar

Ésta podría ser la última Madrugá sin nazarenas en el Gran Poder. La hermandad de San Lorenzo debatirá la reforma de las Reglas y, por ende, la inclusión de las hermanas en sus filas nazarenas "antes de finales de 2009". Es uno de los proyectos en los que trabaja la junta de Esquivias.

el 15 sep 2009 / 23:32 h.

TAGS:

Ésta podría ser la última Madrugá sin nazarenas en el Gran Poder. La hermandad de San Lorenzo debatirá la reforma de las Reglas y, por ende, la inclusión de las hermanas en sus filas nazarenas "antes de finales de 2009". Es uno de los proyectos en los que trabaja la junta de Esquivias.

Colmadas con éxito la restauración del Señor por los Cruz Solís (2006) y las obras de climatización y seguridad del camarín, columbario y ampliación del coro (2008) -con los traslados a Santa Rosalía-, la hermandad del Gran Poder se embarca ahora en la reforma de sus Reglas, cumpliendo así con el compromiso adquirido por Enrique Esquivias en su primer mandato. "La hermandad ya ha retomado el trabajo para dotar a la corporación de unas Reglas ejemplares", afirmó el hermano mayor en los desayunos del Club Antares. Y para ello se atrevió a fijar un plazo: "Confiamos en llevarlo a cabildo general antes de final de año", sentenció.

Esquivias, que acaba de iniciar su segundo mandato, afirmó que el borrador de las Reglas incluirá la equiparación de hombres y mujeres a la hora de vestir la túnica de ruán. Sin embargo, insistió en que "será el cabildo general el que tendrá la última palabra". De ser aprobado por los hermanos, se levantaría así el veto a la mujer a la hora de salir de nazareno.

Ante este nuevo reto, Esquivias se mostró cauto y parco en palabras, si bien soltó las siguientes perlas: "Cada hermandad tiene su tempo. No se trata de ir lento ni rápido. Cada uno hace las cosas como mejor le parece". Frente a los casos de hermandades que han optado por adaptar sus Reglas, remarcó que en el Gran Poder hay "una necesidad de hace muchos años de reformarlas, no es sólo la necesidad imperiosa de las nazarenas", aclaró.

El hermano mayor deja el tema en manos de la mayoría de una hermandad con 10.000 hermanos: "Tomaremos siempre la decisión que mayoritariamente se adopte, siempre desde el respeto a la opinión de todos". Y es que la cofradía del Señor de Sevilla cuenta con 2.000 hermanas en su censo. Si bien, la junta estima que sea un grupo reducido de mujeres las que se enfunden el antifaz. Así, Esquivias intuye que "la cofradía con sus dimensiones actuales asumiría perfectamente a las nazarenas", por lo que no repercutirá en el tiempo de paso.

Sombras del exilio. Mientras llega la igualdad de hombres y mujeres a las filas nazarenas, la hermandad hace balance de su exilio en el cercano convento de Santa Rosalía. La conclusión es rotunda: "La devoción del Señor necesita de su basílica". Y es que durante los seis meses que ha durado el destierro, los cepillos han bajado un 30% con respecto a los mismos meses del año anterior.

  • 1