Local

El Gran Poder estará retirado del culto entre el lunes y el jueves

el 08 sep 2012 / 16:42 h.

TAGS:

Cuatro días alejado de los rezos de sus fieles y devotos. El Señor del Gran Poder será retirado esta noche del culto de manera privada para ser sometido a una ligera intervención consistente en la sustitución del sistema de articulación de hombros y codos. Una intervención menor, aunque no exenta de una cierta complejidad, que se desarrollará en dependencias de la propia basílica y que correrá a cargo del restaurador Pedro Manzano.

El restaurador se encargará de implantar en la imagen dos sistemas de articulación diferentes. En el caso de los hombros, se sustituirá el sistema de gozne o de galleta que actualmente posee, por el llamado de rótula, “que es el que aconseja ya todo el mundo y que permitirá que la fuerza se ejerza ahora sobre la rótula y no sobre la espiga interior, que era fija”, explica el hermano mayor Enrique Esquivias. Mientras que en el caso de los codos, y con el fin de “ser respetuosos con el antebrazo y las manos del Señor, que son de Juan de Mesa”, en lugar del sistema de rótula, se implantará un nuevo procedimiento denominado de doble disco dentado “ideado especialmente por Pedro Manzano para no ser agresivo con el antebrazo” de la imagen.

Esta intervención estaba programada, en principio, para el pasado mes de julio. Sin embargo, la complejidad en la confección de estas piezas, elaboradas ex profeso para esta restauración, obligó a posponer su ejecución hasta este mes de septiembre.
Según refiere el máximo responsable de la corporación de la Madrugá, esta intervención garantizará “una mayor seguridad y flexibilidad para manipular las articulaciones” de la imagen, proporcionando una mayor fijación en las posturas de los brazos, especialmente a la hora de que las manos soporten la cruz, un problema que se venía manifestando desde hace tiempo y que se agudizó a raíz de la agresión” sufrida en 2010.  

Será esta noche, una vez que la Basílica cierre sus puertas tras la misa de las 20.30 horas, cuando el Señor sea trasladado desde su altar al tesoro litúrgico de la Basílica. Durante los cuatro días de ausencia, de lunes a jueves, la Virgen del Mayor Dolor y Traspaso presidirá el templo. El viernes, a las 8.00 horas, el Señor se reencontrará con sus fieles.

  • 1