Local

El guardia civil agredido evoluciona bien con placas en mano y tobillo

Uno fue intervenido quirúrjicamente durante la mañana de hoy de las heridas que presentaba en el brazo y en el pie y el que recibió un golpe en la cabeza, recibirá el alta médica en las próximas horas.

el 12 oct 2009 / 12:00 h.

TAGS:

Uno de los dos guardias civiles que fueron agredidos el pasado sábado por un grupo de vecinos de Dos Hermanas (Sevilla) ha sido operado hoy para colocarle placas en la mano y el tobillo y su evolución es favorable, ha dicho a Efe un portavoz de la Guardia Civil.

El agente ha sido intervenido esta mañana durante cuatro horas y media en la clínica donde quedó ingresado el pasado sábado, tras ser agredido con una navaja en el exterior de su propio cuartel por vecinos de la barriada que previamente habían arrojado piedras contra el edificio.

En cuanto al segundo guardia civil agredido, sigue hospitalizado con traumatismo craneoencefálico derivado del golpe con un palo que recibió en la cabeza y con múltiples laceraciones en las manos y abdomen, según el portavoz.

Ambos agentes fueron agredidos directamente después de que un grupo de entre 40 y 50 vecinos de Los Montecillos, una barriada conflictiva en la que está situado el cuartel de la Guardia Civil, arrojaran piedras y otros objetos contra el edificio.

Al ser apedreado el cuartel, cuatro o cinco agentes salieron para intentar disuadir a los agresores y cuando regresaban hacia las instalaciones, uno de los guardias se rezagó y fue golpeado con un palo en la cabeza, por lo que sus compañeros volvieron en su apoyo y otro agente fue apuñalado en la mano.

Por su parte, el alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano (PSOE), ha explicado a Efe que la primera agresión a pedradas no fue un ataque contra la Guardia Civil como cuerpo sino que fue una reacción a la fiesta que los agentes estaban celebrando en un patio de sus viviendas en vísperas de la celebración hoy de su patrona.

Según el alcalde, el lugar atacado no es "un cuartel a la antigua usanza", sino que se trata de unas viviendas con "vecindario difícil, de ahí que en su día se facilitase que la Guardia Civil instalase allí sus oficinas y viviendas, para conseguir mayor orden y normalidad en la convivencia".

Por ello, a la vista de la fiesta que celebraban los agentes, algunos vecinos empezaron a arrojar objetos por las ventanas y a proferir exabruptos, según Toscano.

Se trata de "unos vecinos cafres que agredieron a los guardias civiles que, legítimamente, les llamaron la atención por su comportamiento", ha añadido el alcalde.

Los hechos están siendo investigados por la Policía Nacional y, según el portavoz de la Guardia Civil,  aún no se han practicado detenciones.Uno de los dos guardias civiles que tuvieron que ser ingresados ayer en el Hospital Clínico Quirúrgico de San Agustín en Dos Hermanas (Sevilla), tras ser agredidos por varios vecinos en la puerta del cuartel de la Guardia Civil de la misma localidad, fue intervenido quirúrjicamente durante la mañana de hoy de las heridas que presentaba en el brazo y en el pie, si bien el otro agente, que recibió un golpe en la cabeza, recibirá el alta médica en las próximas horas.

Tal y como indicó a Europa Press el concejal de Seguridad Ciudadana en el Ayuntamiento nazareno, José Román, estos hechos "son lamentables, y por el momento no ha habido ningún detenido".

Del mismo modo, los hechos se produjeron en torno a las 20,30 horas del sábado en la puerta del cuartel de la Guardia Civil de Dos Hermanas, ubicado en el barrio de Los Montesillos.

Al respecto, vecinos de dicha barriada empezaron a lanzar piedras contra el tejado del puesto de la Benemérita, motivo por el que varios agentes salieron a ver que ocurría. Así, "los guardias pidieron explicaciones e intentaron persuadir a los vecinos, momento en el que una de las personas aprovechó para agredir a un Guardia Civil con un palo en la cabeza, mientras otra asestó un navajazo a otro de los agentes", según relataron a Europa Press fuentes del Instituto Armado.

Asimismo, cabe destacar que no es la primera vez que ocurren hechos de este tipo en dicho cuartel de la Guardia Civil, según confirmaron.

VECINOS

Por su parte, los vecinos de la localidad denunciaron hoy la agresión de la Guardia Civil durante los altercados, cuando "varios niños" empezaron a "tirar piedras" al tejado de la casa cuartel.

Así lo dio a conocer a los periodistas una de las vecinas de la barriada nazarena, Rocío Ortega, quien explicó que los agentes llegaron a la zona "a saco contra una señora mayor y zarandearon a una niña que llevaba en un carrito", si bien reiteró que "en ningún momento se identificaron".

A partir de ese momento, dijo, otras "veinte personas" sin identificar empezaron a entrar "en las casas y a tirar de los brazos a las personas" que se asomaban por las ventanas y estos se defendieron como pudieron. "Llevaban botellas de whisky y un par de cubatas en las manos", aseguró esta vecina que portaban los agentes. Además, afirmó que "una señora mayor estaba llorando y preguntándose por qué le habían pegado a su niño".

En este sentido, indicó que en ningún momento sabían que eran agentes de la Guardia Civil porque, insistió, "no se identificaron" como tal y lo único que hacían era "incitar a los gitanos". "Uno de ellos le dijo a otro cuando llegaron las cámaras y la Policía Nacional: tenemos que preparar lo que tenemos que decir porque la ley nos ampara", aseguró Rocío que escuchó entre todo el tumulto.

"LLEGARON A SACO A LA BARRIADA"

Por su parte, otro de los vecinos, José Antonio Mines, manifestó que llegaron "a saco" a la barriada "unos 40 ó 50" agentes de la Guardia Civil "de paisano" después de que "varios críos tiraran piedras" que, según dijo, alcanzó a uno de ellos.

Ante esto, este residente nazareno lamentó los hechos acontecidos, si bien criticó la actuación de la Guardia Civil. "Ellos estaban como todos los años haciendo su fiesta y nosotros lo respetamos, pero no pueden venir a avasallar como lo hicieron", relató, a lo que sumó que "venían bien preparados, hasta con porras extensibles".

Por último, todos los vecinos, aunque por miedo no han querido hacer declaraciones ante las cámaras, coincidieron en afirmar que es "la primera vez que hay un conflicto de este tipo" en la barriada.

 

  • 1