Local

El Heraldo llena Sevilla de gotas de ilusión

El emisario de los Reyes Magos recorrió las calles de la ciudad, recogiendo las últimas misivas de los más pequeños.

el 04 ene 2010 / 17:34 h.

TAGS:

La web de la presidencia, antes de que la retiraran.

Bajo un fuerte aguacero y al ritmo de "ya vienen los Reyes Magos, caminito de Belén", el Heraldo Real hacía su salida por la puerta del Príncipe de la Maestranza a lomos de su caballo. Allí, cientos de niños y sus padres le esperaban bajo un mar de paraguas que, tras soportar hasta una granizada, se movían al son de la música de la Banda de las Cigarreras, que encabezó el cortejo.

"Llevamos aquí desde las cinco y hemos aguantado hasta el granizo", decía la madre de Marta, una pequeña de 8 años, que no estaba dispuesta a marcharse sin entregarle su carta al Heraldo. Y es que contra la ilusión de los más pequeños, nerviosos ante la cercanía de la noche mágica, no pudo ni el mal tiempo. Todas las calles del recorrido estaban llenas de niños con sus cartas en las manos que no paraban de gritar "Heraldo, Heraldo", deseosos de entregarle ese trocito de papel lleno de sueños.

"Le he pedido lo que ellos quieran traerme porque somos muchos niños", explicaba Alfonso, de seis años, que acudió a ver al Heraldo con su madre y otros familiares. A su lado, su hermana Candela, todavía nerviosa tras la emoción de ver a Heraldo, apuntaba que ella, en cambio, había pedido "una mesa y una silla para hacer los deberes", y eso que sólo tiene cuatro añitos.

No había ni transcurrido una hora, cuando los tambores anunciaban la llegada del Heraldo, que este año estaba encarnado por el presentador Manu Sánchez, a la Plaza San Francisco. Rápidamente los más pequeñines eran aupados por sus padres para que las cartas no se quedaran sin entregar, mientras el mensajero de los Reyes Magos subía al estrado en el que le esperaba el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín.
"Siguiendo una estrella en el cielo los Reyes han llegado hasta la heroica, invencible y mariana ciudad que abraza el río Betis", dijo el Heraldo, provocando aplausos, pero también abucheos por aludir el nombre que lleva uno de los dos equipos de fútbol de la ciudad. El Heraldo también logró arrancar las risas del público al hacer alusión "a la ortografía de las cartas", lo que ha provocado dificultades a los Reyes Magos a la hora de leer las misivas, pero aún así "todos los niños recibirán los regalos" en la que dijo es "la otra Madrugá de Sevilla, la de la ilusión".

Tras el Heraldo, el turno fue para el alcalde quien, tras pedir a los niños de Sevilla solidaridad con "aquellos que no tienen nada", procedió a consultar "al pueblo soberano infantil de Sevilla" si quería que se le hiciera entrega de la llave al emisario de los Reyes Magos. La respuesta fue un contundente: "síii".

El Heraldo recogió la llave para entregársela a sus majestades de Oriente, que "ya están a las puertas de Sevilla". Por eso, los pequeños estaban ayer ya tan nerviosos, como Julia Blanco, que ha ideado un plan: "Papá se quedará toda la noche despierto para que le cuente a los Reyes mis notas y las de mi hermano", pero también quiere "que les pida que el 7 y el 8 de enero no haya cole". Ella y su hermano Álvaro, que quiere "un futbolín", llevaban decoradas sus cartas con dibujos hechos por ambos. "Les pido también una sorpresa, la que ellos quieran", decía la pequeña, emocionada por recibir sus regalos.


  • 1