miércoles, 24 abril 2019
17:28
, última actualización
Deportes

El Hércules examina la capacidad de reacción del Betis

El Hércules examinará la capacidad de progresión del Real Betis en el Ruiz de Lopera, donde el cuadro de las trece barras no cede una derrota desde mayo de 2009.  

el 06 feb 2010 / 21:14 h.

Tras protagonizar en Córdoba una evidente reacción, saldada con un balsámico triunfo ante el once de Lucas Alcaraz, el Betis de Víctor Fernández regresa a Heliópolis, su principal escudo en la fase inicial de la Liga, para retar al Hércules de Esteban Vigo, líder y uno de los serios aspirantes al ascenso a Primera División.

El conjunto de La Palmera, séptimo tras las victorias ayer de Villarreal B y Gimnástic, se ha conjurado para prolongar su idilio con los excelentes registros en su feudo, donde nadie ha sido capaz de profanar su fortín.

Para la trascendental cita, el técnico local dispondrá una pizarra de total garantías. Sergio García, con unas molestias en el cuádriceps, recibió el alta médica a tiempo y ejercerá de '9' referencia sobre el césped.

El triunfo urge en un plantel, el Betis, en el que la ansiedad por el ascenso es el modus vivendi. La derrota enterraría un porcentaje elevado de alzar el honorífico título de campeón cuando la Liga expire.

13 puntos, 14 con el golaverage, sería la renta acumulada por los discípulos de Esteban Vigo en caso de asaltar la trinchera de Heliópolis, una rémora excesiva con el bautismo de la segunda vuelta ya celebrado.

Y el ascenso directo, ahora a cuatro puntos, podría ser un destino accesible si el Cartagena, tercero, no logra batir al Rayo Vallecano en el Teresa Rivero. Con los axiomas matemáticos relegados a un segundo plano, el aragonés Víctor Fernández ha insistido durante los entrenos intersemanales en la clara necesidad de clavar una pica en Flandes.

El ex del Zaragoza repetirá el esquema que desnudó en el primer acto al Córdoba en su debut en El Arcángel. Con las impuestas bajas de David Rivas, sancionado, y Fernando Vega, lesionado, el técnico verdiblanco reestructurá su línea defensiva, aunque conservará el anterior dibujo -4-2-3-1-.

La presencia de Damiá, que figurará de inicio en el lateral diestro, y de Carlos García, titular en el eje de la zaga pese a que el concurso de Nano tampoco es descartable, en el once inicial revolucionarán una zona de iniciación en la que Nelson actuará a pierna cambiada.

El choque anuncia una intensa diatriba entre dos de los más firmes candidatos a sellar el billete hacia la máxima categoría. Y será una conversación por los sistemas de ambos entrenadores.

Sin sus delanteros titulares 

Si Víctor Fernández presentará un repertorio de opciones en ataque, su homólogo en las filas del Hércules, el veleño Esteban Vigo, deberá replantear su proposición habitual a causa de las ausencias. Dos de los estilos más atractivos de la Liga recrearán uno de los antiguos clásicos de Primera -habitual en los 70 y esporádico en los 80-.

En el cuadro alicantino, el preparador de la Axarquía malagueña no podrá disponer de su dupla ofensiva habitual, integrada por Delibasic, sancionado, y Danciulescu, lesionado, y que ya ha conseguido un total de 12 dianas. Peña, Sergio Díaz y Edu Moya, lesionados, no fueron incluidos finalmente en la lista de citación blanquiazul.

Estadísticamente, el encuentro propiciará un duelo entre dos de los conjuntos con más potencial en la zona de definición, en la que Víctor Fernández propondrá pólvora suficiente para calcinar la resistencia de las hostiles líneas de defensa alicantinas.

Con un trivote en la medular, formado por Arzu, Iriney y Emana, la responsabilidad en la mediapunta será para el veloz ariete Jonathan Pereira y el camero Capi.

Con el liderato clavado en los prismáticos del Real Betis, el ambiente en el Ruiz de Lopera será propio de un enfrentamiento de la máxima categoría. Un lujo, un nuevo regalo, una auténtica final. Otra oportunidad.

  • 1